Estilo de vida

Cómo saber si es list@ con tan solo mirarle a los ojos

06/12/2017, a las 14:55

Los ojos son el espejo del alma, pero también de tu intelecto. El tamaño no importa, pero el de tus pupilas, sí. Dos de las frases más manidas que utilizamos a diario tienen estas dos excepciones, unidas en un mismo concepto: pupila grande, inteligencia superior.

¿Recuerdas aquellos exámenes psicotécnicos a los que te sometiste en el colegio? Interminables horas para averiguar tu cociente intelectual, cuando podías conocer el resultado en solo un gesto: contemplándote en el espejo. Seguramente, esta reflexión te parecerá más propia de una película de ciencia ficción. Pero no, ni estás al otro lado del cristal ni eres la pitonisa Lola.

Las ventanas del ingenio

Y es que, tus ojos dicen mucho más de ti que tu boca. Y las pupilas encierran más de un secreto. Dan voz a tus sentimientos. Se dilatan cuando te interesa algo y se contraen cuando te repulsa; se expanden cuando aumenta tu deseo sexual y se empequeñecen cuando sufrimos sobrecarga mental; multiplican sus dimensiones cuando te concentras y menguan cuando el reto no requiere demasiada atención.

Y ahora, también, revelan tus capacidades mentales. La ciencia nos dice que de nada sirve hacernos los listos, solo colará si llevas gafas de sol. No solo la luz es la causante de su dilatación por los reflejos motores, sino que los procesos mentales someten a tus pupilas. Sus estudios arrojan que las personas con amplia abertura del iris cuentan con elevadas habilidades cognitivas con respecto a aquellas que poseen un tamaño menor. Lo dicen las estadísticas.

vía GIPHY

El estudio y sus variables

Para comprobar que el diámetro de esta parte del ojo influía en el intelecto, un equipo de científicos estadounidenses sometió a estudio a 331 voluntarios, tomando medida de la zona susodicha. Y todo, teniendo en cuenta variables como la luz, la edad, el consumo de sustancias como el tabaco o el sexo. Una vez desechada la influencia de estos agentes, este grupo de expertos comprobó que la conexión entre expansión e inteligencia no era producto de su imaginación.

Al parecer, esta relación estaría circunscrita a la parte de la mente relacionada con la agilidad que demostramos para solucionar conflictos, lo que se denomina inteligencia fluida. Es decir, que esta habilidad de la que te hablamos no está alimentada por tu expediente académico o por tu nivel cultural, sino que se basa en el potencial del individuo.

Queremos ver ejemplos de pupilas grandes

Si bien es cierto que todas estas teorías a veces se parecen o se contradicen, de forma que, finalmente, nunca sabemos a quién creer. En cualquier caso, tenemos diferentes opciones para poner a vuestro juicio los diferentes tipos de ojos, de forma que podáis decidir si realmente esta teoría se sostiene o si, por el contrario, no lo hace en absoluto.

Vamos a empezar, por ejemplo, con Rubén Cortada, ya que de principios negaríamos que el chico tiene algo de tonto, lo que nos verifica el hecho de mirarle directamente a los ojos (si es que somos capaces de aguantar esa mirada), ya que nos verifican esta hipótesis. Lo mismo nos sucede con Isabel Preysler, la reina de la elegancia y la eterna juventud siempre ha tenido el aspecto de poseer una gran inteligencia (sus hechos así lo han demostrado) así que, la próxima vez que os la crucéis por la calle, miradle directamente a los ojos. Como tercer ejemplo, y a pesar de tener asignado el papel de tonta en muchos de los programas en los que trabaja, Cristina Pedroche nos demuestra una vez más que no lo es en absoluto, lo verifican sus dos carreras y la elección de un marido cocinero de renombre.

Nadie quiere quedar de tonto, pero ahora no solo Saber y Ganar lo demostrará, sino que bastará con que nos echen un ojo…a los ojos.

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana