Estilo de vida

Señales que indican que tu compañero de trabajo se está enmorando de ti

15/04/2018, a las 22:50

El amor es para los valientes por lo que, antes de que empieces a despotricar contra ese compañero de trabajo que no te quita ojo, quizá te convenga darle cierto cuartelillo de vez en cuando. Lo sabemos, no quieres lío y donde tengas la olla…, pero esto no significa que tu admirador deje de serlo. ¿Quieres conocer las señales inequívocas de que quiere tener algo contigo?

Su actitud no engaña

Hay parejas que siguen comentando que su actual matrimonio comenzó junto a una impresora. Antes de llegar a semejante extremo, quizá deberías intentar comprobar si tu compañero lleva a cabo las siguientes acciones:

No deja de mirarte durante toda la jornada laboral. Es más, las cámaras de seguridad tienen zonas a las que no pueden llegar, pero la vista de tu compañero llega allá donde estés tú.

Se convierte en Papá Noel o en camarero según la ocasión. Si te llena la mesa de flores, regalos y similares, la cosa está clara. Si, además, coincide contigo en la zona para comer y te sirve el café o te lleva la bandeja a la mesa, parece evidente que de la amabilidad a la vergüenza ajena solo hay un paso que no es, precisamente, el que quiere dar.

Te toca ligeramente. En cuanto puede, intenta acariciarte suavemente. Su sonrisa es perenne y no deja nunca de alabarte.

Te hace preguntas de todo tipo. Quiere saber de ti, te espía, intenta enterarse de tus locales favoritos y nunca deja de interesarse por tu localización. Te has convertido, prácticamente, en una especie de satélite al que tiene controlado en todo momento. Si ya te has dado cuenta de esto actúa en consecuencia y si no, deja de sorprenderte cuando te lo encuentres por todas partes.

Consecuencias de este tipo de enamoramiento

Son dos, y ambas pueden ser problemáticas dependiendo de tu forma de gestionar esta situación:

– Si decides comenzar una relación, no olvides tener en cuenta que estás trabajando y que él, de las puertas de la empresa para adentro, es un compañero y no tu pareja. ¿Qué queremos decirte? Que dejes el tonteo y las demostraciones de amor para cuando salgáis. Estos consejos te serán de gran ayuda.

Si ni te gusta, ni te agrada, ni quieres nada más con él, díselo claramente y actúa en consecuencia. No te preocupes, no le vas a partir el corazón, ya que siempre habrá un roto para un descosido. Además, dejarás de aprovecharte de su amabilidad y de su enamoramiento. Se acabó lo de estar como una artista de cine esperando sus alabanzas.

La tercera opción, que también existe, es que te encuentres entre Pinto y Valdemoro. Es decir, no te gusta, pero te podría gustar. El enamoramiento es uno de los estados mentales más bonitos de la vida, por tanto, tampoco pasa nada por intentarlo.

Quizá, el que ahora es un tipo amable y servicial te puede sorprender con una serie de virtudes que ni sospechas. La chispa puede saltar en cualquier momento y convertir tu relación amistosa en una que cambie tu vida para siempre.

Como comprenderás, solo tú puedes decidir qué hacer al respecto, pero te aconsejamos que, si no te desagrada demasiado el chico, lo intentes. Nunca se sabe dónde puede estar la felicidad esperándote. El que ahora te trae regalos y café puede ser ese príncipe azul que siempre esperaste. Como mínimo, conseguirás ir al trabajo pensando en algo más bonito y agradable y esto sí que no tiene precio. ¡Ánimo y suerte!

 

También te va a interesar:

Cosas de la vida privada que nunca debes contar en el trabajo

5 consejos para compartir amor y trabajo

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana