Estilo de vida

¿Has oído hablar de la bebida que obsesiona a las blogeras?

12/02/2018, a las 21:20

Si hay algo que le gusta a Instagram son las fotos de comida bonita. Son platos vistosos, llenos de colorido y elegantes. Has sido testigo del alzamiento, la gloria y la caída de grandes civilizaciones: el imperio de las mil tostadas de aguacate, el oscuro reino del café con dibujitos o la república de los muffins infinitos (que duró muchos años), también conocidos como magdalenas gordas. Ninguna de estas cosas tan ricas te es extraña, ¿verdad?

No hemos acabado de salir del reino del terror de los batidos de unicornio cuando en el horizonte se alzan los estandartes de otro ejército que promete no dejar prisioneros: el del kéfir. ¿Sabes lo que es? Más vale que te pongas al día, porque va a ser el próximo alimento de moda. ¡Ve preparando la nevera y la cámara de fotos!

¡Que viene el kéfir!

Este alimento lleva varios años llamando a las puertas de la fama, pues es un viejo conocido de las webs de comida saludable, superalimentos y vida sana. De hecho, lo encontrarás en los lineales de refrigerados de tu supermercado más cercano, donde los yogures. Primero, porque no es ningún recién llegado y, segundo, porque es exactamente eso: una leche fermentada, al igual que el yogur.

Pero es ahora que está dando codazos para coger su sitio en los blogs de moda, de tendencias y de fotos requetebonitas de la muerte de comida guay. Pero ¿por qué? El kéfir no es que sea especialmente vistoso (es un líquido blanco), pero se le atribuyen muchas propiedades saludables. Eso es hoy un camino directo a la fama cuando lo descubre alguna modelo famosa.

Y, no nos engañemos, que sea un líquido blanco es de por sí una gran virtud: sirve para hacer batidos llenos de colores y de mil sabores, algo que para hacer fotos está muy bien. Si hay una preparación que hoy es popular, es el batido (depurativo, de helado, hipercalórico con diez chocolates, dietético, proteínico…). El kéfir funciona perfectamente para eso.

¿Por qué es tan sano?

No nos dejemos llevar por lo estético. El kéfir es un alimento muy interesante desde el punto de vista nutricional, como todos los lácteos.

Se produce gracias a una masa de bacterias y levaduras que fermentan la leche. Es algo tan sencillo de hacer que muchas personas tienen su propio cultivo de kéfir en casa. Es como tener tu propia fábrica de yogur, pero sustituyendo a las vacas por un hongo con pinta de pegajosa coliflor gomosa. Delicioso.

Debemos aclarar que lo que nos comemos no es el kéfir en sí (es decir, el hongo), sino la leche resultante de la fermentación (lo que sería leche «kefirada»). Pero la costumbre y las ganas de simplificar han convertido a una cosa en la otra, y ahora lo común es llamar kéfir también a la propia bebida. Sea como sea, y tanto si lo compras como si lo elaboras en casa, el kéfir te aportará propiedades muy saludables.

Además de tener las propiedades características de la leche, el kéfir:

– Ayuda a mantener una buena flora intestinal.

– Fortalece el sistema inmune.

– Protege contra microorganismos patógenos.

– Permite que digieras mejor las proteínas y grasas.

Estas son algunas de las propiedades que se atribuyen a este alimento. Y lo bueno es que puedes aprovecharlas de muchas maneras diferentes. El kéfir puede tomarse semisólido como un yogur o líquido como una leche espesa. Y se puede mezclar con todo tipo de frutas para hacer batidos la mar de ricos.

En definitiva, el kéfir se pone de moda en Internet. ¿Estará de moda también en tu nevera?

 

También te va a interesar:

Tomar canela para quemar grasa

Comer la piel de frutas y verduras… ¡Acierto!

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana