Noticia

Leivinha, el pasado futbolero de Leiva

11/10/2018, a las 00:59

Rockero y aficionado acérrimo del Atlético de Madrid, el nombre artístico de Jose Miguel Conejo, Leiva, le debe mucho a un tipo, de nombre Carlos Carmena, que tuvo la idea de crear un equipo de fútbol en La Alameda de Osuna con niños de 10 años locos por el balón.

Carlos –cuenta Leiva en un artículo para la revista Libero– tenía algún tipo de relación con el Atlético de Madrid… era lo más parecido a Dios que habíamos visto. El caso es que yo formaba parte de ese equipo y siendo el mas chinorri de todos, llevaba el brazalete de capitán. Podéis imaginar lo que significaba eso para un niño que dormía con la pelota… La figura de ese entrenador nos quedó grabada a fuego a todos los chicos que jugamos en ese equipo. Tanto, que nos cambió el nombre a todos: Gullit, Porlan, Jensen, Rijkaard, Benji, Jefe, Bicho, Rana… A mí me tocó Leivinha, por el crack brasileño que jugó en el Atlético de Madrid a finales de los 70. Con los años me quedé en Leiva. A día de hoy, solo ellos me siguen diciendo Leivinha . De esa quinta, ninguno mantiene su nombre real. Me gusta cruzarme con Gullit y Bicho por el barrio y lanzarnos una la mirada cómplice“.

Nunca es como la primera vez

A día de hoy, Leiva presume de ser un incondicional de Atlético de Madrid, pasión que comparte con otros ilustres de la música como Dani Martin o Sabina.

Nos ha encantado como Leiva recrea en este texto escrito de su puño y letra como recuerda la primera vez que pisó el Calderón.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Momento mas feliz de mi vida. El Charantos, mi equipo. Yo soy el rubiales tercero de abjo por la izda. Equipazo.

Una publicación compartida de Leiva (@leivaoficial_) el

Este es un pequeño resumen de lo que puedes leer en Revistalibero.com

 

Por Leiva
Calculo que sería el invierno de 1990. En aquella época daba igual si había entreno o no, bajaba al campo todas las tardes religiosamente. Apuraba al máximo hasta el tercer grito de “A casa, no te lo digo más”.

Ese año los reyes se portaron y me trajeron unas espinilleras Van Basten y un Adidas Etrusco. Fueron los mejores reyes que recuerdo, de largo. Iba muy sobrado con eso. Hacia mis cálculos y sería el rey del parque. Tenía 10 años por aquel entonces y jugaba en un equipito de barrio llamado G- 80. Mi primer equipo, vaya. Aún recuerdo el olor de esa equipación de Coca-cola. Olía a nuevo, a profesional. Llevaba un 10 como un sol planchado en la espalda.

Mi santo padre se hizo cargo de sostener esa ilusión, recorriendo la banda de lado a lado cada domingo con una paciencia y una fidelidad poética. Soy del Atleti desde que tengo uso de razón y no se porqué. No hay nadie del Atleti en mi familia. Supongo que el que no lo ha mamado en casa, lo elige un día en un recreo por un colega o vete tu a saber. Me gusta eso de elegir algo sin saber el porqué y que sea para siempre. Es irracional y un poco cabezudo, como mi Atleti.

Claro coño, por eso soy del Atleti. Siempre soñé con ir al Vicente Calderón y ver a esos superhéroes de cerca. En mi casa no eran de ir al campo y me parecía algo bastante inalcanzable. Pero pronto llegaría por otro lado. Un día en un entreno, el Míster puso una lata de bebida encima de la escuadra derecha de la portería. El que la tirara tres veces seguidas (con barrera) tenía premio. Iría al Calderón a ver un Atleti-Barsa y tendría derecho a elegir un compańero. Wow! Eso era mucho! Se creó el caos. Calculo que tendríamos unos cuarenta mil intentos. A vida o muerte. Lloros, trampas, ¿vale con la mano?

En fin, la de dios.. Finalmente fue Víctor Faba, el jugón del equipo quien atinó tres veces seguidas. Me eligió a mí de compañero. Le estaré eternamente agradecido porque aquella tarde descubrí el milagro del fútbol. Entendí lo que era ser de un equipo de un plumazo.

La verdad es que esa experiencia me pasó por encima. Tengo clavado en la memoria el aroma del césped al entrar al estadio, el sonido seco del balón, el olor a bocata de madre.. Ya en el trayecto al campo aluciné con las banderas, los cánticos a pie de estadio, los polis a caballo, los tenderetes con chucherías.. Acojonante. Y todavía no había entrado. La sensación que te invade la primera vez que entras a un estadio es equiparable a pocas cosas. Calamaro lo explica bien en “ Estadio Azteca”.

Inolvidable el rugido de miles de personas y tus ídolos tocando el balón ahí al lado. Estaban todos, Koeman, Futre, Abel, Solozábal, Laudrup, Tomás, Alfredo, Bakero.. Eran de carne y hueso! Creo que esa tarde, era la primera vez que Schüster y Futre jugaban juntos.

Fue un partidazo. 2-1. El primero lo marcó Schuster. Un pase espectacular de Vizcaíno le de deja solo en el área y sienta a Zubi cruzándosela con el exterior. Empató Stoichkov, no recuerdo como. El gol de la victoria me lo regalo mi ídolo de todos los tiempos, Paolo Jorge Dos Santos Futre. Lagartijeando y ladeándose hasta soltar la zurda. Fue un regalazo que marcó un antes y un después en mi afición por este mágico deporte.

Posteriormente , ya de más mayor, he tenido la oportunidad de ir a algunos estadios y siempre saco las dos mismas conclusiones: Nunca es como la primera vez y ningún estadio late con tanta pasión como lo hacía el Vicente Calderón

Si te ha gustado ¡puedes leer!

Leiva se quita los zapatos y nos enseña sus monstruos

Las armas con las que se defienden Leiva y Juancho

¿Habrá sentido Leiva alguna vez en la vida esa “llamada”? ¡Nos lo cuenta!

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana