Estilo de vida

¿Qué bebidas hidratan más que el agua tras el deporte?

13/03/2018, a las 03:43

Terminas una dura jornada de deporte en la que has corrido unos cuantos kilómetros. ¿Qué es lo primero que haces? ¿Sentarte en la terraza que tienes más a mano para pedirte una cerveza y unos torreznos? Seguramente, la mirada estupefacta de quienes pasen por tu lado haga pensar que realmente eso no debería ser así.

Pero, una vez más, andamos un tanto equivocados. Y es que la cerveza hidrata lo mismo que el agua tras una dura sesión deportiva. Lo de los torreznos vamos a dejarlo para otro momento, y así nos centramos mejor en el tema, que también tiene tela.

La cerveza es la bebida isotónica de los deportistas aficionados

Y decimos aficionados porque no nos imaginamos a Alberto Contador parando en un pueblo de Cuenca, bajando de la bici y pidiendo lo que tú en el polideportivo de tu pueblo. Eso no estaría bien visto. Nos referimos a que los deportistas de a pie podemos hacerlo. Y la verdad es que no está del todo mal. Tomar una cerveza en una cantidad moderada (no es necesario que te pidas una jarra) puede hacer que recuperes todo aquello que momentos antes se ha evaporado gracias al esfuerzo físico realizado.

Además, la cerveza no nos la quedamos dentro eternamente. Al ser diurética (eso bien lo sabemos todos), hará que rápidamente elimines todas las toxinas acumuladas durante la práctica. ¿Te parecen pocas ventajas? Pues aún hay más, así que pídete otra. Posee unas propiedades similares a tomar bebida isotónica tras el deporte para recuperar los minerales. Incluso se llega a posicionar por encima del agua en esta clasificación.

Nos queda por valorar la parte social

Sí, sabemos que el 80 % de los lectores ya estaba convencido con el titular, pero queremos ir un poco más allá. Los expertos han recalcado que esto también contiene un fuerte componente social. Pongámonos en situación: no tienes ganas de salir a correr, tu día de trabajo ha sido duro y prefieres tirarte en el sofá a jugar a los videojuegos.

Entonces, vibra tu móvil y es el grupo de tus amigos del barrio, que salen a correr. En principio no te motiva demasiado. Eso sí, uno de ellos insiste en tomar una cervecita después del entrenamiento. Ahí ya te brillan los ojitos y no te queda más remedio que poner cuatro emoticonos con la carita sonriente. Rematas con el de las zapatillas, levantándote de un salto a calzarte las tuyas.

¿Ves? A eso se refieren los expertos, a que una cerveza en una terraza nos compra. Ese componente social es el que propicia que sintamos ganas de hacer deporte. Y es que, al final, cualquier excusa es buena.

La leche como bebida isotónica

Pero si eres de los que no le muestran muchas simpatía al zumo de cebada, disponemos de una opción sin alcohol para ti. Resulta que otro grupo de expertos decidió realizar un estudio totalmente aislado. En esta investigación detectaron que el líquido blanco por excelencia permanece mucho más tiempo en el cuerpo que el agua o que cualquier bebida isotónica. Además, posee componentes como el sodio y el potasio, que ayudan a regenerar aquello que se ha perdido mientras sudábamos ejercitándonos.

Son diferentes las opciones que cada vez nos alejan más de la clásica botella de agua cuando entrenamos. De modo que tú decides a partir de ahora. Si eres de los que se va a tomar un gran vaso de leche al venir de correr o… ¡espera!, me han mandado un mensaje mis amigos. Me voy a entrenar.

 

También te va a interesar:

¿Cuándo es mejor practicar deporte?

¡Ojo a estos 4 errores que cometes después de hacer ejercicio!

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana