Estilo de vida

Estas señales indican que ya no estás enamorada

11/07/2018, a las 00:01

«Amiga mía, si tú lo quieres, te lo regalo» así empezaba una de las canciones más famosas de la inmortal Lola Flores. Tus mariposas en el estómago salieron volando hace varios meses y tú estás aguantando el chiringuito más por miedo a montar uno nuevo que porque verdaderamente quieras seguir adelante con tu relación.

Señales inequívocas de que no sientes amor por tu pareja

Si eres una yonqui del amor es más que probable que te hayas dado de frente contra la cruda realidad. De hecho, el periodo de enamoramiento es el más bonito de la vida. Lo malo es que cuando se pasa es cuando empieza la verdadera película. Analiza estas señales y deduce la consecuencia a la que has de llegar si ya las estás experimentando:

No lo soportas. Dicho así suena duro, pero es que lo que antes te hacía gracia ha terminado convirtiéndose en algo que te hace vomitar. No aguantas ni su corte de pelo, ni su forma de vestir, ni su perfume, ni su cara. Un horror, vaya.

No te ves con esa persona en el futuro. «Cariño, que dicen mis padres que cuándo llegamos al piso de la playa este año y que hasta cuándo pensamos quedarnos». Si ante semejante frase has experimentado diarrea, ansiedad y ganas de emigrar a Australia, algo pasa.

¿Otelo o pasota? O te mueres de celos por el más mínimo comentario o pasas del tema a base de bien. No tienes término medio, por lo que, dudas bastante de lo que sientes.

Se acabó la sorpresa. Ni un mensaje lleno de corazones, ni tu pizza favorita, ni un fin de semana en otra ciudad consiguen convencerte. Sientes que ya tienes todo el pescado vendido y que no hay nada más que conocer.

Tu pareja ha dejado de ser tema de conversación con tus amistades. Ya no vendes la moto y elogias su actitud. Más bien, se ha convertido en el soldado desconocido del que nunca más se supo.

El sexo no llega ni a taichí. Las maratonianas sesiones del inicio de la relación se han ido convirtiendo en un verdadero aburrimiento. Es más, lo haces casi para que termine el tema lo antes posible.

El síntoma definitivo

Te sientes culpable por todo. Si hablas con alguna persona y decides irte a tomar un café o a comer, si ves a alguien en Instagram que te agrada físicamente, si bebes agua y si duermes. Parece que tú tienes la culpa, que eres infiel y que caerán sobre ti varias plagas de Egipto por tu alocada actitud.

Seamos claros, para estar en pareja lo mejor es sentir amor por la otra persona. De otra manera, eso no es una pareja sino una amistad con derecho a roce. Si no tienes planes de futuro, si cada vez piensas más en ti misma alejada de tu pareja y si en tus mejores sueños no hay sitio para la persona con la que compartes tu vida, el veredicto es: usted no está enamorada, señora mía.

Pero sigues viva. Pero sigues teniendo esas ganas de vivir, de enamorarte, de salir, de entrar, de viajar y de conocer a otras personas. Deja atrás los lastres que pueden evitar tu evolución y céntrate en ti misma. Ya lo decía Yosi de Los Suaves: «naces solo, mueres solo, no te engañes, solo vas viviendo». Cómete la vida a bocados, escoge tu compañía para cada momento y no te culpes por sentir lo que sientes. Seguro que la felicidad te espera a la vuelta de la esquina.

 

También te va a interesar:

Descubre el lenguaje corporal que atrae a otros

¿Cuánto tardamos en enamorarnos?

Webs de PRISA

cerrar ventana