Cómo elaborar tus propios patés…y, además, veganos

Te contamos cómo hacerlo sin ningún tipo de aditivo ni grasas

Ana Más

La oferta de patés que hay en el mercado suele ser, aunque variada, demasiado grasienta. ¿Te imaginas poder elaborar tus propios patés en casa y que encima sean súper saludables?  pues por muy difícil que pueda resultarte no lo es tanto. Te contamos cómo hacerlo y encima con muy pocos ingredientes.  Ahorrarás dinero y desarrollarás tu creatividad ya que las combinaciones son muchas. 

Un inconveniente es que al no llevar conservantes duran menos. Debes guardarlos en la nevera y allí durarán entre tres y cinco días. 

 Los patés veganos pueden incluir yogur o queso crema, aunque no son imprescindibles, se hacen con hortalizas, legumbres, cereales, frutos secos, hierbas frutas o verduras.

 Tres opciones de patés veganos 

Getty

Uno de los más sencillos es el humus, es estupendo como complemento de un plato principal o para tomar con palitos de pepino, apio y zanahoria, para hacerlo necesitas, 

  • 600 de garbanzos cocidos 
  • 250 g de calabaza de Hokkaido 
  • 1 diente de ajo 
  • Aceite de oliva 

 Quita las semillas de la calabaza, corta la pulpa en trozos pequeños y hiérvelos en agua hasta que estén blandos. Luego escurre los garbanzos y mézclalos con la calabaza en un bol. Añade un diente de ajo cortado y un poco de aceite de oliva. 

Prepara un puré con todo ello hasta conseguir una mezcla cremosa y sírvelo con semillas de sésamo o lino por encima y pan tostado para untarlo. 

 Otra buena opción es el paté de lentejas y tomates secos, para elaborarlo necesitas 

  • 400 g de lentejas cocidas 
  • 125 g tarro de tomates secos en aceite de oliva 
  • Cilantro 
  • Romero 

Pon las lentejas escurridas y los tomates secos en un bol , tritura hasta conseguir una masa cremosa, añade cilantro en polvo y romero seco, además de sal y zumo de limón si ves que queda algo insípido. 

 Por último puedes hacer paté de remolacha y pipas de girasol, para ello necesitas, 

  • 250 g de remolacha cocida 
  • 100 g de pipas de girasol 
  • Aceite de oliva 

Corta la remolacha en trozos pequeño y mézclala con las pipas que previamente habrás puesto en remojo durante una hora para que se ablanden,  tritúralas con la batidora hasta que quede una mezcla suave y ya puedes disfrutar con un buen pan de tu paté. 

Y a disfrutar sin añadir aditivos ni grasas a tu dieta.

 

MÁS SOBRE: