Artículo

Los trucos de las japonesas para una piel perfecta

Sus rituales de belleza son conocidos en todo el mundo

anamas

Las japonesas son envidiadas por las mujeres de todo el mundo por su piel siempre tersa, sin arrugas ni imperfecciones y con un tono uniforme. En este sentido la genética tiene mucho que ver, pero también sus rituales de belleza para el cuidado del cutis.

Y es que las mujeres japonesas invierten dinero y tiempo en cosmética pero sin embargo la belleza de su piel tiene más que ver con su constancia y sobre todo con el ritual Saho, una rutina inspirada en el protocolo de la ceremonia japonesa del té. Lo hacen a diario y no se saltan ni un paso.

En el Saho hay tres cosas importantes, la doble limpieza, la doble hidratación y la doble aplicación. Una buena limpieza facial es esencial para tener una piel bonita pero las japonesas la hacen en dos pasos. Primero usan un limpiador con base oleosa y después, un jabón o limpiador en formato espuma. Así la piel queda perfectamente limpia y sin impurezas para que los cosméticos que se aplican posteriormente hagan su efecto de manera profunda.

Doble hidratación y doble aplicación

Getty

El siguiente paso sería una doble hidratación que ellas también hacen en dos fases. En la primera aplican un producto más acuoso que hidrate la piel, por ejemplo un fluido hidratante. Después hay que extender una crema más consistente con tratamiento. Aquí es cuando se aplican la hidratante, el contorno de ojos y los tratamientos específicos para cada piel.

Por último vendría la doble aplicación, es una fase que se refiere a la manera de aplicar los productos. Se empieza por calentar el producto en las manos para luego extenderlo con movimientos circulares sobre la piel y activar así la circulación. Luego con suaves presiones sobre el rostro con las palmas de las manos se dan pequeños toques para que los productos penetren profundamente.

Pero aparte de este ritual de belleza en Japón las mujeres hacen algunas cosas que benefician mucho a su piel. Algunos trucos infalibles para una piel perfecta son cuidar la dieta y la hidratación. Una protección solar extrema, el sol directo daña la piel haciendo que salgan manchas y arrugas, por eso siempre se protegen del sol, además usan el agua de arroz cómo tónico que estimula la producción de colágeno y da más elasticidad a la piel.

Además suelen dejar descansar la piel un par de días a la semana sin maquillarse, dos días en los que sólo se limpian la piel y se aplican una hidratante. Y por último tienen debilidad por las toallitas de papel desechables, eso si presionando, nunca arrastrando, ya que si no dañaríamos la piel.

 

 

 

MÁS SOBRE: