El «mal de altura» le juega una mala pasada a Alejandro Sanz

Inés Cuervo Lucas
Archivado en: Alejandro Sanz  •  

Las ganas y la ilusión se dejaban ver en las redes sociales del compositor, quien iba a realizar su Mexirope, expresión que utiliza para referirse a los conciertos en México de su gira Sirope, lo que no se esperaba es que la altura de la ciudad de México le perjudicaría a la hora de cantar.

Los seguidores que se encontraban en el Auditorio Nacional le recibieron con los brazos abiertos y le acompañaron bailando a ritmo de «El silencio de los cuervos«, la canción elegida por Alejandro Sanz para iniciar el concierto.

El espectáculo prosiguió, pero el cantante empezó a dejar que sus coristas y el público interpretasen muchas partes de algunos temas, algo que llamó la atención a los asistentes que se dieron cuenta que la voz del compositor español no era la de siempre.

Incluso, el propio Alejandro Sanz llegó a reconocer que no se encontraba bien y pronunció estas palabras: «Me quedé sin voz México pero el corazón lo tengo intacto. ¡Arriba México!»

Un impedimento que no le perjudicó para estar a la altura de estos conciertos donde la emoción y la inmensa alegría de los fans se convirtieron en las verdaderas protagonistas. Algo que reconfortó a Alejandro Sanz, quien prefiere sentirse como un ídolo sencillo.

«Vengo de una familia andaluza donde tienen la llave para ponerte los pies en la tierra», declaró a Efe el músico español que más Grammys ha conseguido y que lleva más de 23 millones de discos vendidos.

Una muestra de humildad del artista que también sabe reconocer sus propios fallos.