¿Sabías que tu alimentación influye en tus relaciones sexuales?

Redacción Cadena Dial

Que si de lo que se come se cría, que si la canela es afrodisiaca, que si el cocido no es compatible con un buen coito… La alimentación adquiere categoría de un ser divino, con permiso de tu madre, por supuesto. Y es que, está en todas partes. Si duermes mal, es porque no has comido en condiciones. Si no rindes en el trabajo, la culpa la tiene tu raquítica ensalada de rúcula ausente de aceite. Si tienes anemia, es que no te llevas bien con las lentejas.

Y el sexo no iba a ser menos. Comerte un plátano no te convierte en un auténtico volcán, pero es cierto que para desempeñarnos bajo las sábanas con soltura resulta necesaria la presencia de ciertos nutrientes en nuestro organismo. ¿O no has comprobado cómo cuando pierdes o ganas kilos desaparecen esas ansias locas de ponerle un par de rombos a tu vida?


Sin energía, adiós sexo

Las dietas milagro (sí, esas con nombres más impronunciables que algunos apellidos de los Países Bajos) hacen mella en nuestras relaciones sexuales. No lo decimos nosotros, sino los expertos. Y es que, los sexólogos aseguran que ese dolor de cabeza convertido en una excusa tan manida como «es que el perro me comió los deberes» supone una minucia en comparación con esa pérdida de energía.

Un desplome que anula por completo nuestra apetencia sexual, pues al no disponer de las vitaminas necesarias, los estrógenos y la testosterona tienen menos potencia que el sol en invierno en Laponia. Triste, ¿no crees?

El hábito contrario

Entonces, para acabar con una sonrisa de oreja a oreja tras tu encuentro sexual, no debes dejar nada en el plato, como te diría tu abuela. Pero no te vengas tan arriba. Tampoco hay que pasarse. Y es que, los atracones resultan igualmente negativos para el placer corporal. De hecho, con el sobrepeso se pierde agilidad. Tendrás que conformarte con un simple misionero, y, con un poco de suerte, conseguirás hacerle un caño al lumbago. Tu gozo en un pozo, ¿verdad?

Estos alimentos te ayudarán

No existen alimentos mágicos o prohibitivos al cien por ciento. Tampoco vas a echarle la culpa a la fabada que te ventilaste la semana pasada para justificar tus vergonzosos niveles de libido. Ya estás echándole la culpa al resto, como cuando señalabas a tu hermano pequeño cada vez que liabas una gorda. Eso sí, hay algunos productos que deberían pasar por tu lista de la compra de puntillas.

Por ejemplo, el azúcar y la menta no son buenos compañeros de las posturas imposibles. ¿Por qué? Son inhibidores de la testosterona, al igual que los alimentos en lata o la carne roja. ¿Chuletón de ternera o un encuentro sexual de elevada temperatura? Tú decides.

El mejor desayuno

En el lado opuesto están los alimentos que podrán echarte una mano en esta cruzada. Apunta: la miel, las nueces y la avena serán tus aliados. ¡Adjudicados para cada uno de tus desayunos! Además, las frutas como el melón y las hortalizas como la zanahoria no deberían ausentarse de tu nevera. Tampoco el jengibre, un gran estimulador de placer. Y, sí, no podía faltar el laureado chocolate. En este caso, no te conformes con saborear la tableta y dale la bienvenida a tus juegos previos.

Con esta cesta de la compra resulta imposible echar por la borda un encuentro sexual. Ahora que ya tienes alguna noción para mejorar tus relaciones sobre la cama, ¿cambiarás tu alimentación? En tus manos está.

 

También te va a interesar:

¿Cuál es la mejor hora del día para practicar sexo?

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de tener sexo?

CONTENIDO PATROCINADO