¿Se puede ser más productivo escuchando música en el trabajo?

Redacción Cadena Dial

La respuesta sobre si se puede producir más y escuchar música a la vez es afirmativa y, además, no te podrán decir que es una excusa para trabajar menos, sino todo lo contrario. No en vano, sigue habiendo espacios de trabajo en los que el hilo musical sigue siendo fundamental para que los trabajadores aceleren su ritmo.

Beneficios de escuchar música mientras trabajas

Los beneficios son múltiples, pero es importante tener en cuenta que hay que seguir cierto patrón para que aumente tu productividad.

No pongas música que te gusta, ya que estarás más atento a la canción que a lo que tienes que hacer.


– Si escuchas música en tu propio idioma podrías distraerte y perder la concentración.

– Apuesta por los ritmos más tranquilos que estén de fondo y que sean un suave estímulo para tu cerebro.

Por lo demás, parece demostrado que escuchar música mientras trabajas:

– Consigue relajarte. Para muchos trabajadores, resulta más sencillo concentrarse con una música de fondo. El sonido influye en el funcionamiento cerebral de forma positiva.

Te ayuda a concentrarte. Si te centras en tu trabajo con una música a un volumen adecuado, lograrás evitar distraerte con la primera mosca que pase. Es un hecho científico.

Mejora tu creatividad y te ayuda a sentirte mejor. Recuerda que no vas a escuchar lo último de Enrique Iglesias, para eso está la discoteca, sino unas melodías más adecuadas y apropiadas para tu cerebro.

Evita que uses otro tipo de dispositivos. Tu cerebro ya recibe un estímulo adecuado, no necesitará que mires tu móvil, que te hagas una fotografía, que subas a tu perfil una imagen de tu desayuno o que envíes un mensaje desde el baño mientras tu jefe te comenta que estás despedido.

Aspectos negativos de escuchar música en el trabajo

Escuchar la misma música que escuchas cuando no trabajas. Lo entendemos, actúas por inercia, pero ¿crees que sería adecuado que el personal te viera encima de tu mesa cantando Agradecido de Rosendo a todo pulmón? Usa las opciones que incluyen ciertas aplicaciones para encontrar una lista de reproducción más adecuada.

Tus jefes pueden pensar que no te gusta comunicarte con tus compañeros. Ocho horas con los auriculares puestos y en modo «no te acerques a mí o te arrepentirás» la verdad es que no dice demasiado de ti. Ahora bien, de ningún cobarde se ha escrito nada.

Los auriculares se inventaron para algo. Una cosa es que te guste escuchar música y otra que conviertas tu mesa de trabajo en una pista de coches de choque. Comprende que tus compañeros puedan molestarse o, ¿quién sabe?, lo mismo se suman a la fiesta y tu jefe no tiene que ir al baño para despediros a todos, sino que podrá hacerlo directamente mientras se toma una cervecita con vosotros.

Lo que parece estar claro es que vivir sin música es muy complicado y que tu trabajo, en el que pasas un buen montón de horas al día, puede ser el lugar perfecto para encontrar otras sendas sonoras por las que transitar. Quizá puedas conocer a otros grupos que te aporten más que los que ya conoces e incluso encontrar géneros musicales distintos que te completen como persona.

Eso sí, controla a tu jefe, escucha música a un volumen adecuado y no dejes de apostar por la productividad, por la creatividad y por hacer todo lo posible para convertirte en un trabajador mucho más eficiente y acorde a las necesidades de tu empresa. Todo sea por hacer más llevadera tu jornada laboral y por seguir trabajando de manera más eficiente y divertida.

 

También te va a interesar:

Todos los días me llevo a mi gato a la gestoría donde trabajo

¡Orgasmos para nuestros oídos!