Melendi, descubrimos su lado más romántico

Noelia Bertol
Archivado en: Melendi  •  

Hemos conocido durante tanto tiempo la parte macarra de Melendi que nos sorprendemos cuando este nos muestra su lado más tierno. Pero lo cierto es que, aunque no acostumbra a exponer su vida privada por sus redes sociales, a veces el asturiano no puede evitar demostrar que hay personas que le ablandan el corazón.

Como su música, el cantante también ha cambiado. Su último disco, Ahora, es fruto de todo el aprendizaje de estos años, y en él poco encontramos de aquel chico rebelde que nos cantaba Desde mi ventana lleno de rastas y pendientes

Amor a primera vista

 

Melendi nos ha demostrado que el amor existe, aunque esa persona tarde en llegar. Se llama Julia, es argentina, modelo, actriz, madre de la pequeña Lola, y la culpable de que conozcamos el lado más sensible de nuestro artista. 

Inseparables, la familia viaja junta por Latinoamérica donde el cantante de Déjala que baile se encuentra con la producción de su disco. Y qué mejor que aprovechar las raíces de su chica para hacer del viaje de trabajo un viaje de visita familiar. 

A los Buenos Aires nos De Dios!!!!!

Una publicación compartida de Melendi Oficial (@_melendioficial_) el

Un amor que surgió de la grabación del videoclip La promesa, en la que dentro de la ficción el cantante le declara su amor. Lo curioso es que, nada más lejos de la realidad, Melendi se enamoró de ella nada más verla. Cuatro años de relación, una hija en común y numerosos viajes juntos después resumen esta historia ¡de película! 

Ahora más romántico

 

Con una portada que nos evoca a las fantasías de El Principito, Melendi nos ha regalado un disco lleno de verdad y, sobre todo, mucho amor. Estas son algunas frases que nos demuestran que el asturiano es todo un romántico.

«Y aunque en la noche el cielo brilla un varadero plagado de estrellas, por mucho que contemplo mudo el firmamento tú eres la mas bella» (Para que no se escapen tus mariposas)

«Si dejamos de vestirnos de rutina nuestros besos no podrán envejecer. Y bailemos otra vez en la cocina, solo pido, antes de irte, mírame» (Mírame)

«Yo ya no puedo pasar más ni un segundo más compartiendo tu boca, imaginando a él contemplar el milagro que es verte sin ropa» (Lo que nos merecemos)

«Solo donde estás tú está mi hogar, y la luz de tu mirada es mi código postal» (Mi código postal)

También te va a interesar:

Melendi ¡se veta a sí mismo en su vídeo más arriesgado!

El lado más surrealista de Melendi, Bisbal, Malú, Alborán ¡No te lo pierdas!