El truco definitivo para dejar de llorar cuando cortes cebolla

Trucos para no llorar al cortar cebolla ¡El secreto de Arguiñano!

Aitana Alonso

La cebolla es un alimento estrella ya que está siempre presente en nuestra cocina. Ya sea picada, rayada o, de cualquier forma, tratar con ella es delicado porque puede llegar a ser bastante molesta. No llorar mientras cortas cebolla, ¿es posible?

En cuanto cogemos el ingrediente y tratamos con él los ojos empiezan a llorarnos, siendo esto un impedimento para continuar cocinando.

Para esto se han escuchado cientos de trucos caseros con los que supuestamente se evita que esto suceda. Karlos Arguiñano ha contado su secreto. El cocinero ha salido siempre en televisión cocinando sus mejores recetas sin ningún impedimento, por lo que debes conocer su truco.

cebolla

Nada de gafas porque proteges los ojos, pero no las fosas nasales. Nada de colocar una cáscara de cebolla en la cabeza mientras cortas la que vas a utilizar. No es efectivo a pesar de ser un método que se ha mantenido durante varios años. Algo que ha sido muy usado y compartido por muchas personas es la técnica de mojar el cuchillo antes de empezar a cortarla, y aunque puede parecer que funciona, no lo hace.

También puedes leer:

¿Cocinar un huevo en el microondas? Cuidado, esta tiktoker acabó con la cara abrasada

La receta más vista de Karlos Arguiñano que querrás recrear en casa

Alitas de pollo saludables: cocinarlas con poca grasa es posible

El consejo del cocinero consiste en meter las cebollas en la nevera un poco antes de querer empezar a trabajar con ellas. El frío retrasa la reacción química que produce cuando entra en contacto con el aire y ahorras tiempo en que te salgan las lágrimas mientras la picas sin ningún problema.

¿Por qué lloramos al cortar cebollas?

 

Puede que todavía no sepas el por qué lloras cada vez que abres una cebolla. Lo que ocurre es que al partirla se rompen muchas células vegetales que al entrar en contacto con el aire liberan fluidos. Esto hace que el ambiente quede impregnado con una sustancia que nos provoca las lágrimas. Es una autodefensa de los ojos para que no se irriten ante el fuerte olor y la sustancia.

MÁS SOBRE: