Olga moreno y Rocío Flores

Olga Moreno y Rocío Flores intercambian indirectas en redes: «Absoluta vergüenza»

La expareja de Antonio David se ha mostrado molesta con la exposición pública de su hija Lola

Noelia Bertol

Hace unos días la hija que Olga Moreno y Antonio David tienen en común, Lola, cumplía 10 años. Un acontecimiento muy importante que su familia ha querido celebrar por todo lo alto. El padre de esta y su nueva pareja, Marta Riesco, no dudaron en organizar una fiesta en un conocido restaurante de Madrid para celebrar el cumpleaños de la pequeña.

Este no ha sido el hecho que ha molestado a Olga Moreno, sino más bien la exposición pública que se ha hecho de su hija, menor de edad, durante el evento. Y es que Marta Riesco, Rocío Flores y Antonio David no dudaron con compartir con sus seguidores algunos fragmentos de este día tan especial mostrando a la protagonista.

«Debido a la cantidad de mensajes que he recibido y sigo recibiendo voy a deciros algo, para nada estoy de acuerdo, ni he consentido, ni consentiré la exposición excesiva e innecesaria que se ha hecho de mi hija en las redes sociales en estas últimas 24h«, expresó Olga. Un mensaje entre cuyos destinatarios se encuentra Rocío Flores, hermana de Lola por parte de su padre.


 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Rocio Flores (@rotrece)

Rocío Flores responde a las acusaciones de Olga: «Qué pena»

 

Si bien estas se mostraron inseparables durante el tiempo que duró la relación de Olga Moreno y Antonio David, lo cierto es que en los últimos meses esta parece haberse enfriado e incluso tomado un nuevo rumbo. Así lo demuestran los últimos mensajes que han compartido en sus redes, pues Rocío Flores no ha dudado en ‘responder’ a las palabras de Olga.

«Qué pena me da la mierda de sociedad que estamos creando«, comenzaba diciendo, para añadir que siente «absoluta vergüenza» por los mensajes que recibe a diario. Unas palabras que muchos han interpretado como una respuesta a Olga Moreno.

No obstante, Rocío Flores recalcaba lo que verdaderamente le importa y pedía permiso para que le dejaran disfrutar de ello en paz: «Si me permitís, voy a disfrutar de mi familia, que es lo único que me importa en esta vida. El bienestar de los míos y el mío propio«. Y cerraba señalando que «nadie se merece tanto odio«, además de un consejo que ella parece implementar en su vida: «hay que avanzar y mirar por la felicidad propia y de los nuestros sin hacer daño a nadie». 

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO