Mitos chocolate

¿No puedes resistirte al chocolate? Tu adicción tiene una explicación científica

La razón parece estar en la interacción entre el chocolate y la saliva

Ana Más

Si cada día te propones reducir tu consumo de chocolate pero eres incapaz de hacerlo, lo que vamos a contarte hoy seguro que te interesa. Y es que no poder resistirse al chocolate puede tener una explicación científica.

Al menos esto es lo que se deduce de un estudio realizado por Científicos de la Escuela de Ciencias de la Alimentación y Nutrición de la Universidad de Leeds, en Reino Unido, que han descubierto que el hecho de que el chocolate sea tan irresistible no responde únicamente a su sabor, sino también al proceso físico que tiene lugar en la boca al comer un trozo  y el placer que producen su tacto y su textura al mezclarse con nuestra saliva.

Los autores del estudio  comprobaron que el chocolate, al entrar en contacto con la lengua, libera una película de grasa que recubre a este órgano y otras superficies de la boca». Y es que tal y como explican desde niusdiario.es, la grasa desempeña una función clave, «en el momento en el que un trozo de chocolate entra en contacto con la lengua, y después de ese instante las partículas sólidas de cacao se liberan y se vuelven importantes en términos de la sensación táctil.»


Así se hizo este estudio sobre el chocolate

Para realizar el estudio se utilizó una marca de lujo de chocolate negro, en una superficie similar a una lengua artificial y los investigadores utilizaron «técnicas analíticas de un campo de la ingeniería llamado «tribología», que estudia la fricción, el desgaste y la lubricación que tienen lugar durante el contacto entre superficies sólidas en movimiento.»

Comprobaron la interacción entre el chocolate y la saliva y que en las papilas gustativas, “los mecanismos determinantes fueron la formación de puentes de manteca de cacao entre las partículas de esta sustancia y el material graso de las gotas de emulsión”.

Del estudio  también se deduce que el material graso más profundo dentro del chocolate tiene un papel bastante limitado, por lo que podría reducirsse sin eliminar la sensación de placer que produce su consumo, pudiendo crear así chocolates más saludables.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO