Carlos Rivera

Carlos Rivera honra la memoria de su padre con esta canción: el videoclip

Una oda para los hijos de progenitores separados

Lola Rabal

Con motivo del Día del Padre en México, Carlos Rivera ha lanzado una canción muy especial titulada Él, dedicada a su progenitor, quien falleció hace casi dos años. Este nuevo tema no solo representa un homenaje emotivo, sino que también revela una historia íntima detrás de la letra. Rivera ha compartido que la canción es una conversación directa con su madre, recordando los días de amor compartido entre sus padres, a pesar de haber terminado en separación.

En palabras del propio artista, «Él es una conversación íntima con mi madre, recordándole lo que yo recuerdo de ella y de él. Es una canción que seguramente llegará a todos los hijos de padres separados, quienes recordamos con cariño los momentos en que nuestros padres se amaron».

El proceso creativo de la canción se inspiró en los recuerdos vividos por el cantante durante su infancia, cuando sus padres aún estaban juntos y se profesaban un amor palpable. Este tema no solo es una expresión artística, sino también un testimonio emocional de los afectos que marcan la vida de una persona. «Mi mamá ya escuchó la canción y fue un momento muy especial que la hizo llorar», compartió Rivera en sus redes sociales.


El viaje emocional de Carlos Rivera tras la pérdida de un padre

Él no solo es una canción, es un viaje emocional que invita a los oyentes a reflexionar sobre el amor y la pérdida. Con una producción musical impecable a cargo de Julio Reyes Copello, conocido por su trabajo con artistas de renombre internacional, y un videoclip conmovedor dirigido por Yerick Johnsson, Carlos Rivera logra capturar la esencia de sus sentimientos más profundos. Cada acorde y cada palabra de Él están impregnados de la intensidad de su experiencia personal.

Carlos Rivera, quien enfrentó la dolorosa pérdida de su padre mientras estaba de gira en España, compartió su angustiosa experiencia en una entrevista reciente. «Fue una pesadilla horrible porque estaba en Tenerife a punto de grabar un programa. Me entero a las 12 de la noche de allá, por lo tanto no podía ya salir de la isla. Me acuerdo lo mal que yo lo estaba pasando porque lo único que quería era llegar a ver a mi papá. Al final logré llegar un día y medio después», recordó el artista.

Él no solo representa un homenaje musical a su padre, sino también una catarsis personal para Carlos Rivera, quien a través de la música encuentra consuelo y conexión con sus raíces familiares. La canción es un tributo íntimo y poderoso a un ser querido.

MÁS SOBRE: