Cuidado al pagar con el móvil: estas son las precauciones que debes tener

La seguridad de la tecnología NFC nunca debe darse por sentada

Ana Más

Cómo todo en la vida, las formas en las que pagamos nuestras compras, también han evolucionado y así hemos pasado de pagar todo con dinero en efectivo, a hacerlo con tarjeta bien de débito o de crédito y ahora a pagar directamente con nuestro teléfono móvil sin necesidad de llevar nada más que este para realizar nuestras compras.

La comodidad y facilidad que ofrece este sistema hace que se haya convertido en uno de los medios de pago más utilizados, ya que lo normal es que llevemos nuestro smartphone encima y evita que tengamos que cargar siempre con nuestro monedero.

El único requisito para poder pagar con nuestro teléfono, es que esté equipado con una tecnología llamada NFC (Near Field Communication o «comunicación de campo cercano», en español), algo que hoy en día prácticamente todo los smartphones del mercado tienen y gracias a la cual el teléfono se conecta al datáfono y realiza el pago sin necesidad de insertar nada, explican desde El Economista.


Pagar con el móvil si pero con precaución

A close up of a woman using the contact-less payment method with her smartphone to pay for her shopping.

Aunque las compañías han desarrollado apps de pago seguro, como Google Pay, Apple Pay o Samsung Wallet, es precisamente la mayor fortaleza de este sistema, su capacidad para funcionar a corto alcance y pagar de manera inalámbrica, también su mayor debilidad, ya que esto puede ser la forma escogida por los ciberdelincuentes para ‘colarse’ y robarte el dinero, simplemente acercando su datáfono o sistema de cobro a tu teléfono.

Pero la seguridad del NFC nunca debe darse por sentada, explican desde La Vanguardia y por eso si queremos hacer pagos sin contacto con nuestro teléfono móvil hemos de configurar varios pasos adicionales de autenticación desde alguna de estas aplicaciones. El primero de ellos activar la necesidad de pulsar un botón físico para confirmar la operación, como el de encendido o el de volumen, después debemos activar un PIN obligatorio para pagar, activar y desactivar el NFC según necesitemos y desbloquear los pagos con huella o reconocimiento facial, que es el que los expertos consideran el más efectivo.

En el caso de Apple Pay «viene configurado por defecto para exigir que el usuario pulse dos veces el botón de encendido y supere la prueba de autenticación por FaceID o TouchID antes de realizar la operación», explican desde el mismo medio. Siguiendo estos pasos, es prácticamente imposible que alguien robe los datos de la tarjeta y pague con ella aunque haya robado el teléfono y tenga la clave para desbloquearlo.