Amor y desamor: juntos sí, pero no revueltos ¡Te damos las claves!

18/12/2014, a las 22:38


El amor y el desamor, sentimientos encontrados y tan opuestos, que actúan de forma muy distinta en nuestro estado de ánimo. El desamor, porque es responsable de la frustración y del sufrimiento en quien lo padece; y en el lado contrario, el amor correspondido, entendido éste como el elixir de la felicidad y uno de los mejores tratamientos conocidos para rejuvenecer tanto en el aspecto físico como emocional. Porque refuerza la autoestima en quien se siente bien para subir un escalón más, y porque devuelve las ganas de intentarlo de nuevo a quien por la razón que sea, no ha conseguido levantar cabeza desde el último encuentro sentimental. Dentro de la familia de allegados a las emociones, a su vez, se pueden ver afectados, de muy buen grado y con altas dosis de optimismo, el trabajo, las relaciones sociales (tanto familiares como amistosas), y sobre todo, la disposición surgida del propio optimismo para conseguir objetivos planificados, cuando existe un propósito en el tiempo y una sucesiva lista de pros, que no se deben entender únicamente ni con el deslumbramiento de la felicidad, ni a través de la oscuridad del perdedor que se arrepiente.
Es decir, se debe practicar el optimismo siempre, exista o no la posibilidad de que éste se refuerce cuando se construye desde una sólida relación emocional. De ahí la importancia que generan los sentimientos reales, porque están afianzados y responden al «feedback» de las personas. El amor correspondido asienta la confianza en ambas partes, como respuesta que surge al dar y recibir de un modo equitativo. Sin duda, una persona integrada en una relación de pareja que se considere feliz y correspondida en el amor, también tiene momentos de incertidumbre, tristeza y revés, pero si se parte del origen del amor como la principal fuente motriz de felicidad, el disfrute del amor correspondido sumará además su dosis de ilusión.

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana