Estilo de vida

Las sabias lecciones de Mufasa

23/11/2017, a las 06:45


Educar a los cachorros humanos es una labor que no acaba nunca. De hecho, los padres la ejercen incluso cuando no hacen nada, porque los niños aprenden tanto del ejemplo y de la actitud de sus papis como de las sabias lecciones a lo Mufasa, observando el horizonte. Por eso, unos padres responsables no pueden bajar la guardia.

La independencia no empieza cuando te vas de casa

Uno de los aspectos de la personalidad más importantes es la autonomía. Todos valoramos el ser independientes, tener la capacidad de tomar decisiones con seguridad, no achantarnos y tomar las riendas de la propia vida. Ser personas que saben medir bien sus posibilidades y su posición ante los retos.

En el otro lado están las personas dependientes, que se sienten incómodas si tienen que tomar decisiones, titubean, hacen lo que hagan otros, evitan arriesgarse y minusvaloran su potencial. No saben estar solas ni gestionar el estrés. ¡Cualquier cosa es un reto!

Las personas dependientes no se valoran justamente porque suelen tener una baja autoestima. Por lo tanto, si quieres que tus hijos se conviertan en adultos resolutivos, independientes y más seguros de sí mismos, debes reforzar la autoestima desde la infancia. No se trata de que sean niños creídos, eso sería narcisismo. Se trata de ayudarles a desarrollar una personalidad fuerte, autónoma.

No seáis superpadres

Conseguir que niños y adolescentes desarrollen una alta autoestima pasa por dejar que se equivoquen. La mejor manera de hacerlos dependientes es con la sobreprotección. Ya sabemos que cuesta resistirse a hacerles la vida más fácil, pero una cosa es evitarles problemas y otra tenerlos entre algodones.

Para ser independientes hay que aprender a enfrentarse a las pequeñas complicaciones diarias. Muchas veces nos adelantamos a las necesidades de nuestros hijos «para acabar antes». El resultado es que ellos simplemente ven que todo se resuelve a su alrededor, sin más. No nos referimos solo a resolverles los grandes problemas, también a recoger los calcetines, prepararles la mochila para el cole, hacerles los deberes o retirarles el plato. Cosas que ellos deberían hacer solitos.

El mensaje que reciben los niños sobreprotegidos es que el mundo es muy duro y ellos no pueden enfrentarse a él porque no valen. No saben decidir ni conocen sus verdaderas posibilidades y su potencial. ¡Obvio! Si no se ponen nunca a prueba, ¿cómo van a saber hasta dónde pueden llegar? Se sienten minusvalorados y ese es el tobogán de la autoestima baja.

Por lo tanto, nada de ser superpapis. Nada de sobreproteger. ¡Toca fomentar su autoestima! Pero ¿cómo hacerlo?

La buena autoestima se entrena

Para desarrollar nuestro potencial debemos «entrenar» nuestras habilidades. Cuidado, no se trata de dejar a Simba solo ante las hienas. Se trata de darle las herramientas que le permitan resolver los retos que están a su nivel, los del día a día.

¿Cómo se hace? Conviene seguir estas pautas:

– No saltes como un resorte a resolver cualquier dilema, reto o problema. Toma distancia y dale tiempo para pensar qué hacer y cómo solucionarlo. Normalmente es una decisión natural y lógica.

– Dale responsabilidades acordes a su edad. Recoger los juguetes, vestirse o hacer los deberes, entre otras muchas, son elementales. Pero dale otras responsabilidades pequeñas para que sienta que confías en su capacidad.

– Enséñale el valor del esfuerzo. Debe ganarse los premios, así como aprender a disfrutar del trabajo bien hecho. Cuando acabe una tarea, que sea consciente del éxito. ¡Pero también del fracaso! Fallar es parte fundamental de la vida, no le prives de ese aprendizaje.

En definitiva, si potencias su autoestima, fomentarás su autonomía. Tu Simba crecerá despierto y seguro de sí mismo, dispuesto a rugir y a reinar. ¡Hakuna matata!

Webs de PRISA

cerrar ventana