Estilo de vida

Todo esto están haciendo los camareros para que comas y bebas más

31/08/2018, a las 00:09

camareros


En los últimos quince días has engordado un kilo por semana. Le echas la culpa a las hamburguesas y a esas patatas bravas que te metes entre pecho y espalda. Huelen de maravilla y esa salsa tiene un sabor que te pierde, pero las pobres ni pestañean. Si acabas engullendo dos platos, la responsabilidad es de tu escasa, por no decir ínfima, fuerza de voluntad. Pero el delito no solo recae en ti, también en tu inductor. No sabes de quién hablamos, ¿verdad?

Pues nos referimos, ni más ni menos, que al camarero. Presumes de ser observador, pero no te enteras de esas tretas que ejecuta delante de tus narices. Piensas que obsequiarte con un plato de patatas fritas es su única estratagema para que te entre más sed y pidas otra cerveza. Ay, amigo, esto solo es la punta del iceberg.

hamburguesa

Trucos del camarero para que consumas más y dejes más propina

Presentarse

No sabemos por qué, pero el caso es que, estadísticamente, cuando los clientes conocen el nombre de la persona que les atiende, prefieren un menú mediano en lugar de uno pequeño. Que sí, que lo mismo no tienes hambre ni para ventilarte la guarnición, pero saber que el individuo que te sirve posee un nombre, igual que tú, hace que tires la casa por la ventana.

Lo mismo harías cuando lees «Mario» en el letrero del cajero del supermercado, pero ya no te da tiempo a volver a la sección de los lácteos. Eso sí, piensas: «míralo que simpático, Mario».

Agacharse

El lenguaje no verbal también es importante aquí. Un gesto muy extendido entre los camareros es el de agacharse. ¿Por qué? Pues por una razón evidente: para ponerse a tu nivel. Eso facilita la comunicación y propicia, además, que lo sientas más cercano.

Podemos incluso darte una cifra. Un experimento demostró que quienes llevaban a la práctica esta argucia conseguían aumentar en un 3 % el gasto del cliente y su propina. Si el camarero en cuestión padece dolores de lumbares, puede que ese incremento le importe lo mismo que a ti cualquier receta que lleve coliflor. Pero los hechos están ahí.

camarero

Explicar los platos

Nos gusta saber lo que comemos. Por eso, queremos conocer de qué está compuesto todo lo que nos llevamos a la boca. Sobre todo, si se trata de sabores exóticos que nunca hemos probado. Los usuarios valoran las explicaciones de los camareros sobre los platos y sus técnicas de cocinado, más aún en la actualidad, cuando la devoción por la cocina es patente.

Otra de las estrategias que emplean para que consumas más es llevarte los postres a la mesa antes de que te decidas para mostrarte lo que te puedes estar perdiendo. ¡Cualquiera dice que no a esa tarta de mil sabores!

Ser agradecidos

Las expresiones de gratitud, incluso de manera escrita en la cuenta, pueden provocar que los clientes de un restaurante se sientan incitados a dejar propina. «¿Cómo me voy a ir sin rascarme el bolsillo después de lo amable que ha sido el chico conmigo?», suelen pensar.

Que no falte la sonrisa

sonrisa

Por supuesto, todo lo anterior irá acompañado de una sonrisa de oreja a oreja. De hecho, es la clave para que todo lo demás funcione. Si el camarero se agacha, pero en lugar de una cara simpática ves una mirada amenazante, te levantas y te vas al bar de al lado, ¿o no?

Ahora que ya conoces las razones por las que consumes más y dejas una propina elevada en los restaurantes, quizá seas más observador la próxima vez. ¿Nos vamos de tapas?

También te va a interesar:

¿Tienes una cena romántica en un restaurante? Estas son las normas esenciales

¿Por qué se suele pedir hamburguesa con patatas en un restaurante? Conoce la razón

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana