Comidas frías para la ofi en los días calurosos

Redacción Cadena Dial

Comer en la oficina puede ser tan sano como divertido. El menú del día del bar de la esquina sigue siendo delicioso, pero quizá sea más apropiado, al menos en verano, escoger algo mejor, algunas opciones menos calóricas y más acordes con lo que necesita tu organismo en esta estación del año.

Opciones saludables para comer en la oficina

A los ya conocidos almuerzos saludables deberías añadirles que comer de fiambrera se ha convertido en una actividad más que apropiada. Estas son algunas de las opciones que te recomendamos:

Ensalada de pasta. Hacerla no cuesta nada y puedes prepararla a tu gusto. No te olvides de añadirle algo de carne, o de pescado según el gusto, para completar el aporte de nutrientes. Alíñala en el último momento para conservar mejor sus propiedades. Aporta carbohidratos que se convertirán en una interesante fuente de energía para afrontar la parte final de tu jornada.


Salmorejo. Se hace en muy poco tiempo y admite todo tipo de acompañamiento. Si le añades algo de melva o de atún será una porra antequerana. Si prefieres añadirle jamón y huevo duro será el más clásico. Lo admite todo, te hidratará correctamente y te ayudará a seguir adelante con tu rutina.

Crema de verduras. Olvídate de las industriales y escoge las verduras que prefieras. Usa la batidora, cuela el resultado y añade un poco de queso o de nata si te apetece. La preparas de la forma habitual, la dejas enfriar y al día siguiente recibirás una interesante dosis de vitaminas y minerales.

Tomate relleno. Tras vaciarlo totalmente con paciencia, y una cuchara, mezcla el tomate que acabas de extraer con atún o con pollo. Añade algunas especias y otros ingredientes que combinen bien cortados muy finos. Es un plato que contiene proteínas más que interesantes para alimentarte correctamente.

Empanadillas o empanada. Mejor si las haces al horno, ya que evitarás que se te queden demasiado blandas. Prepáralas al gusto y vigila las raciones para que la digestión no sea demasiado pesada.

Tarta de queso o de limón. Si te gusta el dulce, no dudes en preparar una tarta en casa y en tomártela tranquilamente como final de la comida. La glucosa te ayudará a poner en marcha tu cerebro y a no dejar que el cansancio te afecte demasiado.

Qué debería incluir cada comida

Proteínas. Carne, pescado o cereales como la quinua. Por suerte, en el mercado se pueden encontrar productos nuevos que pueden paliar el déficit de esta sustancia.

Vitaminas y minerales. Si a tu comida fría le añades una pieza de fruta, mejor que mejor. El melón con jamón puede ser un plato perfecto. Si no te agrada, no dejes de tomar sandía, piña o frutas tropicales para favorecer tu hidratación.

Hidratos de carbono. Si no estás todo el día picoteando como una paloma en una plaza pública, a la hora de comer necesitarás combustible para intentar terminar tu jornada de la mejor forma posible. La pasta, el arroz y el pan son tres fuentes muy adecuadas para lograr el antedicho objetivo.

Tampoco has de olvidar que, aunque el calor te afecte demasiado y no te apetezca comer, debes hacerlo. Tu cuerpo trabaja mucho más en verano para intentar equilibrar todas sus funciones por lo que cualquier ayuda es poca. Además, ¿no decías que querías perder esos kilos de más? Come sano de lunes a viernes y el fin de semana a lucir tu figura en la playa o en la piscina. ¡Seguro que te animas a probar los platos fríos que te hemos recomendado!

 

También te va a interesar:

¿Qué errores estás cometiendo en la ofi a la hora de comer?

El hombre que amaba las ensaladas

MÁS SOBRE: