Estilo de vida

Peleas en pareja ¡Los 10 motivos más comunes!

27/02/2019, a las 00:59


Son temas recurrentes que en la vida de cualquier pareja suelen aparecer más tarde o más temprano. Rémoras que si no se superan pueden dar al traste con cualquier relación y que cualquiera de nosotros ha vivido o vivirá en primera persona.

Entre los asuntos más conflictivos que, por lo general, son motivos de discusión en la pareja, destacan:

El dinero

La familia de uno y de otro

Los celos

La gestión del tiempo libre

La educación de los hijos

PELEAS2

El trabajo

Las responsabilidades en las tareas del hogar

Intentar cambiar a la pareja, hacer del «otro» una persona diferente

No ser romántico ni tener detalles

Intentar siempre tener la razón

 

No saques la caja de …

¿Con cuántos te has identificado? Cuatro, cinco, ¿todos?

No falla, basta con que salte cualquier chispa para «sacar a pasear el muerto«. Y ya la tenemos «montada»

PELEAS3

Evitar volver a discutir una y otra vez por lo mismo tiene solución. Aquí tienes unos pequeños consejos para esquivar los roces que siempre ocasiona la convivencia

1. Tu pareja no siempre tiene la culpa de lo que sientes. Reflexiona, párate a pensar y toma conciencia del grado de responsabilidad que te corresponde

2. Siempre existen límites y tú debes aprender a ponerlos.

3. Adopta una actitud asertiva. No seas negativo. Todo tiene solución. Escucha a la otra persona

cómo-ser-asertivo

4. Hay que ser flexible y tolerante. Todos nos equivocamos

5. Debes ser un buen negociador. Unas veces conviene ceder a uno y en otras ocasiones le será más fácil hacerlo al otro

 

Las parejas que se pelean duran más

 

¿Qué hay de cierto? Pues según un estudio del Gottman Institude en 2015  las parejas que discuten tienen una relación más sana y fuerte.  Claro está, siempre que la discusión se desarrolle en términos de respeto mutuo, escucha activa y predisposición a buscar un acuerdo. Una discusión en la que uno o ambos miembros se faltan al respeto, solo buscan dominar o llevar la razón, gritan y desprestigian a la persona y tratan de mantener su posición, aún a riesgo de acabar con la relación, no es es el mejor ejemplo.

Lo que recomiendan los expertos, después de una discusión – y con los nervios más calmados- es que la pareja hable de forma pausada de las emociones que se han despertado detrás de la pelea. Lo que hicimos sentir al otro con lo que dijimos, y lo que el otro nos hizo sentir a nosotros.

 

Lee también:

Peleas por el mando a distancia

¿Cómo afectará a mis hijos nuestro divorcio? A cada edad es diferente

 

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana