estudiar

Aulas burbuja, la alternativa para el regreso a las clases presenciales en septiembre

Noelia Bertol

Las instituciones educativas se preparan para el comienzo del nuevo curso escolar, aún en tiempos de coronavirus.

Si bien el curso pasado se vio suspendido por la crisis sanitaria al no tener apenas conocimiento para hacer frente al virus, en los últimos meses se ha ganado terreno en este aspecto y se pretende que los niños puedan regresar a las aulas el próximo 9 de septiembre, que es cuando dará comienzo el nuevo curso escolar.

Aulas burbuja, una alternativa con polémica

 

Entre los escenarios planteados, en los que se especifican diversos modos de actuación según la situación que entonces tengamos en España, está la de la creación de aulas burbuja para limitar la presencia de un gran número de alumnos en las clases. 

No obstante, este medida recae en los más pequeños, pues está pensada para implantarse en algunas comunidades en todos los grados de Infantil y el primer curso de Primaria.

Las aulas burbuja pasan porque en cada clase no haya más de 25 alumnos. Esta cifra ha sido motivo de disputa entre algunos sindicatos, que la consideran excesiva. En un primer momento el Gobierno decretó que el número máximo de alumnos por aula debía estar entra los 15 y los 20. Sin embargo, más tarde rectificaría para ampliarlo hasta 25.

niños colegio recuperación pediatrasclases bulo

Muchos son los centros de toda España que ven inviable llevar a cabo esta medida, la cual está teniendo diferentes aplicaciones en las distintas comunidades.

En Galicia, por ejemplo, se plantea que tanto Infantil como Primaria tengan limitado el aforo de las clases sin necesidad de guardar distancias de seguridad entre los alumnos, siendo a partir de la Educación Segundaria Obligatoria cuando se aplicarían las distancias de seguridad y el uso de mascarilla. 

En Castilla y León, por su parte, será a partir de los 7 años cuando los alumnos deberán guardar las distancias de seguridad. La Comunidad de Madrid también generó polémica al proponer «aulas burbujas» al margen que uniera a los niños de 3 a 8 años de edad que no entrasen en el resto de aulas.

Está claro que el asunto aún está sobre la mesa, pero el regreso a las instituciones educativas está a la vuelta de la esquina.