El Padre Montalvo se derrite ante el conejo con patatas que anda cocinando una atrevida

Rodrigo Díaz

Las bromitas fresquitas en las que interviene el Padre Montalvo tienen dos partes claramente diferenciadas: El particular toque de atención por no cumplir con las medidas de seguridad y el menú que andan preparando los oyentes.


 

 

 

Sobre lo primero, nuestro compañero ha dado con una mujer ejemplar que solo sale para lo imprescindible: Para ir a la farmacia y para cualquier cita médica. De hecho, está de acuerdo en todo lo que le comentan de Goyita y Lorenza en la puerta de misa… ¿Será que las conoce de verdad?

En el apartado gastronómico, el Padre Montalvo ha alucinado con lo que andaba elaborando esta mujer después de que su yerno cazase conejos. Un guiso delicioso que se podía oler desde la propia llamada telefónica, tal y como asegura Isidro.

Una pena que la «faena» que le esperaba a la señora le impidiese escuchar y disfrutar del «Gracias Al Señor» con el que el párroco quería rematar la bromita fresquita. ¡Todo sea porque no se queme la comida!

CONTENIDO PATROCINADO