perro salud perruna mujer actos veterinario

No, los achuchones no son la mejor muestra de amor a tu perro

Aitana Alonso

Nuestros animales son mimosos y, aunque en algunos casos no lo parezca, les encanta que los acariciemos. Es importante saber cuál es la mejor forma de acariciar a un perro ya que hay zonas más recomendables que otras. Para determinar de qué manera tenemos que acariciar a nuestro canino es importante que observemos su comportamiento.

perros perro ropa amor

En algunas ocasiones achuchamos instintivamente a nuestras mascotas, es normal que nos den arrebatos de cariño que queramos compartir. Pero con los animales puede que no sea lo adecuado. ¿Cómo podemos saber esto? Por su comportamiento.

Si el perro se tensa, ladra, gruñe o intenta morderte es mejor que no sigas tocándolo. El animal desprende un instinto protector y cree que le estás atacando. Lo mismo pasa cuando están comiendo, es mejor no acercarse a su plato porque pueden pensar que quieres quitarle su comida.

No es difícil captar esas señales amenazantes que nos transmiten. Por eso, es mejor esperar a que esté en un ambiente relajado para empezar con las caricias. Una buena oportunidad es aprovechar el momento en el que volvéis de un paseo. Al llegar a casa, tu perro estará contento y se dejará acariciar.

También puedes informarte sobre:

¿Buscas un perro listo? Hay razas más inteligentes que otras

Tu perro también necesita hacer deporte y estas son las mejores actividades

Más cosas que debes evitar

 

Hay que procurar no empezar las caricias agarrándoles directamente de la cabeza ya que puede ser una maniobra de ataque para ellos. Asimismo, evitar cualquier acercamiento brusco que pueda parecer que vamos a golpearlos. De lo contrario el animal se asustará y puede reaccionar violentamente.

En el caso de los cachorros es importante que nos agachemos para acercarnos a ellos ya que así estaremos a su altura e intimidaremos menos. Una vez estamos de rodillas y nuestro animal está receptivo podemos empezar a acariciarle y masajearle. Las mejores zonas para hacerlo son: detrás de las orejas, el pecho, la parte final del lomo y entre el cuello y la barbilla.