Blas Cantó presenta Universo

¡Qué mala pata! A Blas Cantó le ha debido mirar un tuerto

Noelia Bertol
Archivado en: Blas Cantó  •  

Hay días en los que, seguro que te ha pasado, es mejor no levantarse. No sabemos si será eso del pie izquierdo o qué, pero parece que el mundo se pone en nuestra contra y comienza a poner baches en nuestro camino haciendo de nuestro día una prueba del famoso Grand Prix del Verano. Solo que para nada divertida.

Nuestros artistas no están exentos de vivir esos días y con frecuencia se enfrentan a situaciones nada agradables. Blas Cantó es uno de ellos y ha querido compartir con sus seguidores algunas de las experiencias que le han hecho un poco más difíciles estos últimos días.

¡Menos mal que se lo toma con humor!

«Ayer no encontraba el garaje de mi prima y terminé aparcando en un parking público y cuando fui a recoger el coche… ¡cerrado! Abrían a las 7 de la mañana… 20 pavos la bromita«, expresaba el artista entre risas en su cuenta de Twitter.

Al menos, el intérprete de Él no soy yo optó por el camino del humor, aunque eso seguro que no quita que en el aquel momento maldijera su mala suerte. ¡Vaya pata!

Por si fuera poco, al día siguiente el uni-universo le mandó otra prueba al de Murcia. «Hoy me he dejado las llaves dentro de casa. Menos mal que tenía ya todo fuera«, añadía.

Está claro que ambas situaciones sacarían a cualquiera de sus casillas, ¿a quién no se le han olvidado las llaves en casa justo el día que sale con más prisa?

Si algo nos enseña la actitud de Blas, es que nos debemos tomar la vida con humor. Al final, son nimiedades que pueden hacer nuestro día un poco más gris, pero para nada echarlo a perder. 

Una nueva lección

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#TB Lo que no subimos por vergüenza. Y la vergüenza la deberíamos tener por gastar tiempo en no querernos ni un poquito a nosotros mismos. Os amo ✨

Una publicación compartida de Blas Cantó (@blascanto_es) el

No es la única lección que nuestro artista nos ha dado estos días a través de redes sociales. En su cuenta de Instagram compartía una serie de instantáneas que, tal y como asegura en el pie de foto, no se atrevió a subir en su momento «por vergüenza».

«La vergüenza la deberíamos tener por gastar tiempo en no querernos ni un porquito a nosotros mismos«, añadía. ¡Te aplaudimos hasta con las orejas, Blas! Además, ni falta hace decir (pero lo remarcamos) que está estupendo en las fotos.