Ricky Martin

Ricky Martin confiesa el miedo que siente al vivir en EEUU: «Soy una amenaza para esta gente»

Noelia Bertol
Archivado en: Ricky Martin  •  

La muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía estadounidense ha desatado una ola de manifestaciones alrededor de todo el mundo en la lucha por los derechos de las personas negras, que no son diferentes a los del resto de seres humanos.

Esta experiencia de intolerancia y crimen que ha derivado en el caos de la potencia mundial en medio de otro mal, la pandemia del coronavirus, lo que ha hecho a Ricky Martin plantearse ciertas cosas, como la de que el país en el que vive con su pareja y sus hijos no es seguro ni para él ni para su familia.

«Yo soy un hombre latino, homosexual, casado con un hombre árabe, y viviendo en Estados Unidos. Soy una amenaza para esta gente por donde lo veas«, expresaba a Enrique Santos en una entrevista para La Sopa News.


El artista dejaba intuir en esta charla el miedo y la frustración, pues no solo teme que su familia esté en peligro, sino que quiere inculcar a sus hijos unos valores que no se respetan en algunas zonas del país en el que vive.

«Yo no crecí pensando que Estados Unidos era así. Pero siempre ha sido así, lo que pasa es que ahora tenemos cámaras y lo vemos«, expresaba haciendo referencia al acontecimiento de la muerte de George Floyd, algo que también lleva a su propia experiencia, pues asegura que, para él y su pareja, «puede ser peligroso» parar a tomar algo en algunas zonas del país.

Sus hijos, lo más importante

 

En un intento por proteger a sus hijos, sobre todo a los dos más mayores, que ya son más conscientes de las cosas, Ricky Martin confiesa que los ha mantenido desconectados de las noticias durante esta pandemia y posteriormente los acontecimientos ocurridos en Estados Unidos.

En pleno año 2020, recalca lo increíble que le parece estar hablando de tolerancia respecto al amor libre o al color de la piel de las personas, algo sobre lo que quiere basar la educación de sus pequeños. Está claro que en el mundo aún hay mucho por hacer.