Estilo de vida

Tras el verano, tu rostro necesita Vitamina C para recuperarse ¡toma nota!

17/09/2020, a las 08:02

manchas cara piel


Sí, necesitamos un empuje a la Vitamina C justo después del verano. Y es que los baños de sol y la pereza a la hora de limpiar nuestra piel, nos puede pasar factura.

También la Vitamina C debe ser habitual en tu rutina facial, independientemente de la época del año en la que nos encontremos. Pero justo después del verano, más, ya que nuestra piel se encuentra más castigada y necesita un plus de nutrientes.

Y es que los beneficios de la vitamina C son numerosos: protege la piel del daño causado por los radicales libres del sol, nos aporta luminosidad, reduce y previene las manchas, favorece la hidratación, nos protege del sol, aumenta la capacidad de síntesis del colágeno y retrasa el envejecimiento cutáneo.

¡Evita esto a la hora de limpiar tu cara!

Cuidar tu cara y mantenerla limpia es una de las prioridades a la hora de preocuparte por tu cuerpo. Tu cara necesita unos cuidados y tratamientos especiales que muchas veces no tenemos en cuenta, y por lo tanto acabamos cometiendo errores que pueden afectar a nuestra piel.

 

 

Es importante que realices una limpieza facial, al menos, una vez al día para mantener tu piel sana y bonita. A veces notamos que nuestra piel puede estar más reseca o irritada y pensamos que igual no estamos utilizando buenos productos, pero no, seguramente el problema es que no los utilices correctamente sobre tu piel.

Estos son algunos de los errores que cometes a la hora de lavar tu cara… ¡tenlos en cuenta y no los vuelvas a hacer!

¡No lavarte las manos!: es importante que laves tus manos antes de tocar tu cara con cualquier tipo de producto, pues todas las impurezas de tus dedos pasarán a ésta. Piensa en todo lo que tocas a lo largo del día, y en si realmente quieres que todos esos gérmenes hagan presencia en tu cara.

 

 

¡Elegir un producto que no vaya bien con tu piel!: es necesario que conozcas qué tipo de piel tienes -grasa, seca, mixta- para poder así comprar el producto que mejor se adapte a ella.

Ten esto bastante en cuenta porque puedes acabar perjudicando tu piel y no limpiarla correctamente.

¡Desmaquíllate y lávate la cara!: otro error que cometemos a menudo, es el de desmaquillarnos y no lavarnos la cara. Pensamos que con pasarnos la toallita, el aceite o el agua micelar es suficiente, y no es así, ya que estos suelen dejar residuos en nuestra cara que sólo se irán al lavarla.

 

 

¡No te pases con el agua caliente!: solemos utilizarla, sobre todo muy caliente en invierno. Aunque el frío te pueda, esto es un error letal para tu piel, ya que poco a poco puede ir acabando con la barrera lipídica natural que la protege, lo que acaba haciendo que se deshidrate, provocando resequedad.

Tampoco abuses del agua fría, lo ideal es que laves tu cara con agua templada.

 

¡Ojo con la toalla!: en la toalla se acumula una gran cantidad de gérmenes. Lo ideal es que la toalla con la que secas tu cara sólo la utilices tú y nadie más, y que sólo sirva para la cara.

Además, asegúrate de que siempre estén limpias y lávalas, al menos, una vez a la semana.

¡No hidratarla!: debes mantener tu cara hidratada. Es por eso que al lavártela deberías utilizar crema, siempre la que vaya mejor con tu tipo de piel.

Úsala, también, antes del maquillaje ya que protegerá un poco nuestra cara de todos los productos que nos echamos en ella.

Si empiezas a darte cuenta de estos errores, conseguirás que tu piel luzca sana y bonita, y evitarás problemas o irritaciones innecesarias.

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana