¡Viva la soltería! No necesitas a nadie para ser feliz

María Aragonés
Archivado en: Miriam Rodríguez  •  

Los libros, las series y las películas románticas que consumimos desde pequeños están llenos de estereotipos que condicionan nuestra forma de pensar. Las relaciones de pareja que nos muestran suelen ser idílicas pero están muy alejadas de la realidad. Para colmo, uno de los finales más comunes es aquel en el que los protagonistas se casan como colofón mientras el narrador nos cuenta que “vivieron felices y comieron perdices”. Por eso nuestra sociedad ha interiorizado que fracasamos como personas si no encontramos pareja.


Este tipo de pensamientos son nuestros mayores enemigos. Algunas personas se obsesionan con tener pareja. Creen que la solución está en buscarla desesperadamente, como cuando perdíamos el mando de la televisión y nuestra madre nos decía: “¿a que voy yo y lo encuentro?”. Pero no podemos encontrar pareja por arte de magia ni buscarla como un fin en sí misma. Entonces, ¿cómo podemos cambiar el chip?

feliz sonrisa

1)Todo es cuestión de perspectiva

Tenemos que ser felices por tener pareja en vez de tener pareja para ser felices. Una relación no nos completa; nos complementa. Hay que enfocar la vida como personas independientes y autosuficientes. De lo contrario, caeríamos en la dependencia emocional si tenemos pareja o en la desesperación si no la tenemos.

 

2)¡No te olvides de tus seres queridos!

Las relaciones van y vienen, pero nuestros familiares y amigos nos acompañarán toda la vida. El amor se manifiesta de muchas formas, y todas son igual de importantes.

3)No es tu culpa

Cuando nuestra mayor preocupación es encontrar pareja, solemos pensar que si nadie se fija en nosotros es porque algo falla en nuestro físico o en nuestra personalidad. Pero la explicación es mucho más sencilla: simplemente no ha surgido o no nos hemos dado cuenta. A veces las cosas más importantes ocurren cuando menos las buscamos, por eso es fundamental no forzarlas y no sugestionarnos.

 

4)En resumen… ¡Valórate!

Haz una lista de las cosas y las personas que forman parte de tu vida y te darás cuenta de que la función de una pareja sería simplemente compartirlas contigo.

Que no se te olvide: podemos ser felices estando solteros… ¡Y comer perdices!