Acaba con los párpados caídos con estos ejercicios

Los párpados son una de las zonas del rostro que más notan los efectos de la edad

anamas

Luchar contra los párpados caídos puede ser una tarea complicada. Hay cosméticos que pueden ayudarte, aunque hay que tener en cuenta si se trata de una caída leve o que realmente sea un  problema que nos impida maquillarnos e incluso ver o leer bien. Si se trata de un problema más grave lo suyo es recurrir a tratamientos estéticos más avanzados o incluso a cirugía.

En declaraciones a la revista ELLE, la doctora Pilar de Frutos explica los motivos de que se produzca esa laxitud en el párpado, «El párpado caído es una consecuencia del propio envejecimiento. Por un lado, toda la zona de la cola de la ceja va descendiendo con el paso de los años debido a la laxitud que se va produciendo en los tejidos y la pérdida del tono muscular. Eso genera que al caer la zona de la ceja, toda esa zona que acompaña al párpado también caiga. Hay ocasiones en que se puede acompañar también de un exceso de piel en el párpado superior, por lo que a veces encontramos una combinación de estos dos factores que da la sensación de párpado caído o mirada cansada».

Pero no es el único motivo, según la médico estético María Vicente «Algunos factores como la alimentación, el tabaco, el sol, la contaminación, la falta de descanso y el estrés nos envejecen y agravan la pérdida de colágeno y elastina en esta zona. Lo que se traduce en una mayor flacidez y caída”.

O en algunos casos por herencia, tal y cómo apunta el médico estético médico estético José Manuel Fernández “Algunas personas, por herencia genética, tienen mala calidad cutánea, la piel más fina y menos consistente”

Algunos ejercicios de yoga facial que pueden ayudarte

Si tus párpados están levemente caídos, hay algunos ejercicios de yoga facial que pueden ayudarte y mucho a mejorar tu mirada, además de tonificarla y agrandarla. Si eres constante lo vas a notar. Despídete de maquillaje y cirugía.

Comienza cada mañana abriendo y cerrando los ojos, mirando lo más arriba que puedas al menos treinta veces y procurando mantener la presión constante en tus párpados.

El siguiente ejercicio es mover los ojos en dirección a las manecillas del reloj al menos durante tres minutos tres veces a la semana.

Para el tercer ejercicio necesitarás ayudarte con las yemas de los dedos movilizando la piel hacia arriba y atrás, como si dibujaras líneas rectas. Ten cuidado de no hacer movimientos hacia abajo.

Y por último presiona las cejas con fuerza e inténtalas levantar, conseguirás reafirmar los párpados por la resistencia que ejercerá tu piel al levantarla.

MÁS SOBRE: