Anabel Pantoja, contra su tía abuela tras la traición de su padre

Alvi Ferrante

Anabel Pantoja no tiene descanso. A pocos días de su boda en la Isla Graciosa con Omar Sánchez o comúnmente conocido como «El Negro», la sobrinísima se enfrenta a un nuevo disgusto familiar. Si tras las vacaciones te has perdido un poco en toda esta trama nupcial, no te preocupes: te ponemos en contexto.

Desde hace unas semanas, el padre de la Influencer ha sido la comidilla en el plató de Sálvame: contrariamente a lo que pudieras pensar, Bernardo Pantoja (el que tuviera que ser padrino del enlace), no estará entre los invitados, sin embargo, el motivo de su ausencia todavía carece de una respuesta concluyente. Y no parece que estemos cerca de encontrarla.

 


Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Anabel Pantoja (@anabelpantoja00)

Las primeras informaciones apuntaban a que Bernardo, a pesar de que contaba con la invitación de boda de su hija, había decidido no asistir debido a sus problemas de movilidad. El padre de la de Triana sufrió la amputación de un pie en 2017 tras contraer una grave infección en la pierna como consecuencia de una herida mal curada. Desde entonces, el hermano Isabel Pantoja ha desarrollado toda su vida desde una moto adaptada a su discapacidad. Con la pandemia a cuestas, la boda que en un inicio estaba planeada en Triana, cambió su lugar de celebración por la Isla Graciosa y con esta decisión, Bernardo daba por finiquitada su participación en el enlace. Según Anabel Pantoja, la duración del viaje, la falta de acondicionamiento y la ceremonia en plena playa suponían auténticos retos para la salud de su padre y que éste aceptaba la situación resignado y con la más absoluta tranquilidad. La joven quiso zanjar la polémica, pero el tema no se quedó aquí.

 

Pasaron tardes, tardes y más tardes y el plató de Sálvame dedicaba cada día más minutos para analizar si realmente era tan complicado e imposible para el hermano de Isabel Pantoja llegar hasta la Isla Graciosa y la duda quedó más que sembrada. Anabel respondía con toda su artillería más televisiva: gritos, lloros y lamentos, pero sus compañeros no se quedaron atrás en las especulaciones. Ahora que la Influencer se encuentra de vacaciones y en la recta final de los preparativos, el programa ha dado a conocer un capítulo más de esta historia.

Las fotos de la traición

Sálvame daba a conocer que el mismísimo Bernardo Pantoja ni estaba tan resignado, ni pretendía aceptar la situación como si tal cosa. El programa, gracias a la colaboración de un paparazzi, reproducía unos audios grabados, sin el conocimiento del sevillano, en el que, con muy malos modos, exigía el pago de 40.000 euros por unas fotografías de él con su tía Magdalena bañándose en la Playa de La Ballena. Y tú estarás pensando: ¿Bernardo Pantoja en una playa? ¿40.000 euros? Sí, como lees: el padre de Anabel ha colaborado en unos falsos robados en la playa con su moto para venderlos y poner en entredicho a su hija y a la versión que se había dado como válida en los medios, pero el tiro le ha salido por la culata.

La tía Magdalena, tía abuela de Anabel Pantoja (lo sabemos, esta familia es un auténtico lío), acudía al plató de Sálvame para intentar defender a su sobrino: sin embargo, los terribles audios de Bernardo Pantoja dejaban en evidencia todo su plan.

La respuesta de Anabel Pantoja

Si te pensabas que Anabel ardería de ira contra su padre, estás equivocado. La sevillana, a pesar de encontrarse en pleno descansó de platós, hacía uso de Instagram para dejar clara cuál es su opinión al respecto: y no, no va a por Bernardo, sino por Magdalena, su tía abuela.

«Después de enviar estas imágenes a un programa donde sabía perfectamente que se sacarían. Ahí está tu respeto y tu amor hacia tu sobrino, mostrando su lado más íntimo y personal. Eres una basura y que sea la última vez que hablas de mí y de mi padre para llevarte el dinero. ¡Dáselo a él! A ver si tienes ovarios. Pero tú y tu marido lo único que os une a mi padre es el dinero que os proporciona estar a su lado«.

No sabemos si Anabel Pantoja llegará a casarse, pero lo que tenemos claro es que nosotros vamos a llegar a la fecha del enlace con la cabeza…como un bombo.