Arrugas del sueño: qué son y cómo evitarlas

La postura en la que dormimos puede hacer que aparezcan en cara, cuello y escote

anamas

Si te preocupas de mantener las arrugas a raya cuidando tu dieta, bebiendo agua y aplicándote tus tratamientos de belleza puede que te estés olvidando de algo, importantisimo y es cómo duermes. La postura en la que dormimos tiene mucho que ver en las arrugas que nos salgan. Esto es al menos lo que se deduce, tal y cómo recoge la revista Clara, de un estudio publicado en Aesthetic Surgery Journal, que explica que un mal descanso puede acelerar el envejecimiento y tener efectos muy negativos sobre la piel. Y un mal descanso también incluye la postura en la que dormimos.

En declaraciones a la misma revista, la Dra. Mar Lázaro, explica que «las arrugas del sueño que aparecen en el rostro, cuello y escote son verticales y progresivamente se van haciendo más profundas. Aparecen, sobre todo, en el lado del que se duerme, a lo largo de la cara y en el escote. También se producen por dormir boca abajo. Pueden irrumpir a cualquier edad, pero básicamente a partir de aquella en la que el colágeno y la elastina disminuyen, en torno a los 40. Son más evidentes al levantarse y, en función de la calidad y elasticidad cutánea, van suavizándose más o menos durante el día.»

Se trata de arrugas que no son iguales que el resto, la doctora Lázaro las describe así, “Las arrugas del envejecimiento no son necesariamente verticales, dependen de la zona y la expresividad. Tampoco aparecen en las mismas zonas. Mientras que las de expresión surgen en la zona donde se gesticula, las del sueño lo hacen en cualquier área de la cara y en el escote en forma de abanico por la unión de ambos senos y la presión contra la cama”.

Arrugas del sueño, cómo evitarlas

 

Sin embargo todavía estás a tiempo de evitarlas. Empieza por dormir boca arriba, evitarás el roce de las sábanas, cuyos pliegues pueden dejar señales en la piel. Si duermes de lado el peso del propio cuerpo pueden causar flacidez y arrugar la zona del pecho.

Algo que también puede ayudarte es usar sujetador por la noche, los hay especialmente diseñados para dormir y mantener el pecho en su sitio, además de tensar la zona del escote.

Si utilizas sábanas de tejidos naturales, tu piel transpirará mejor y reducirá la posibilidad de que aparezcan arrugas. Y por último utiliza cosmética nocturna, debe contener agentes hidratantes (ácido hialurónico), antioxidantes cómo la vitamina C y E y retinol u otros derivados de la vitamina A.

 

MÁS SOBRE: