Cómo limpiar la Campana de humos de forma sencilla

Ana Más

Uno de los lugares de la casa en cuya limpieza debemos poner más atención es la cocina ya que en ella conservamos los alimentos, cocinamos e incluso a veces comemos.

Y dentro de la cocina un electrodoméstico que se nos suele resistir es la campana de humos. El extractor de la cocina es uno de los elementos que más usamos y por tanto también se ensucia más, acumulando gran cantidad de grasa.

Limpiarlo bien es esencial para su buen funcionamiento pero no es tan sencillo.

Te contamos cómo limpiarlo por fuera y por dentro, filtros incluidos.

Puedes usar un desengrasante comercial

 

Productos de limpieza

Los desengrasantes específicos para limpiar el extractor de la cocina suelen dar buen resultado pero para usarlos correctamente en primer lugar debes retirar los filtros y rociar la parte interna de la campana con el producto, esperar el tiempo que indiquen las instrucciones para que la suciedad se reblandezca y entonces limpiar la campana por dentro con una bayeta. Repite el proceso las veces que sean necesarias hasta que quede limpia.

Con bicarbonato de sodio

Se trata de un método muy eficaz aunque requiere más tiempo. Lo primero que debes hacer es poner al fuego dos ollas llenas de agua con bicarbonato de sodio, cuando el agua hierva enciende el extractor de la cocina para que la campana vaya absorbiendo poco a poco el vapor, eso disolverá la grasa del interior, deja las ollas al menos una hora en el fuego y ve añadiendo agua y bicarbonato si es necesario.

Cuando empiece a caer la grasa acumulada (puedes proteger los fuegos con papel absorbente), retira las ollas y limpia la campana por dentro con una bayeta.

Para las zonas con más suciedad prepara una mezcla con más cantidad de bicarbonato que agua hasta que se forme una pasta y con ayuda de un cepillo frota el interior de la campana. Para terminar pasa una bayeta con agua o vinagre blanco y elimina todos los restos.

Cómo limpiar la campana por fuera

Para limpiar el extractor por fuera desconéctalo para evitar cortocircuitos mientras lo limpias, si es de acero inoxidable utiliza un producto específico siguiendo las instrucciones del fabricante, retíralo con una bayeta siempre en la misma dirección para evitar que queden marcas.

Ten cuidado con los botones o pantalla, evita que les caigan líquidos porque podrían dañarlos. Límpialos con un paño un poco humedecido.

El turno de los filtros

Lo primero que hay que hacer es desmontarlos. La mejor forma de limpiarlos es meterlos en el lavavajillas, pero si no tienes puedes usar un barreño con agua caliente con un poco de desengrasante, dónde debes meterlos unos minutos. Cuando la grasa se haya reblandecido utiliza una bayeta para desincrustar la suciedad. Evita los estropajos de aluminio. Antes de colocar los filtros limpia la parte de dentro y de fuera de la campana.

Recuerda que si tu campana extractora es de recirculación no hace falta que limpies los filtros ya que es un sistema que filtra el aire y lo devuelve limpio a la cocina, sólo tendrás que cambiarlos cuándo indique el fabricante.

Además procura limpiar la campana después de cada uso y haz una limpieza a fondo cada dos meses aproximadamente.

 

MÁS SOBRE: