Los trucos para limpiar tu casa de la manera más rápida y eficaz

anamas

Una casa limpia es mucho más agradable pero cuando se empieza a acumular la suciedad  es clave seguir un orden y establecer un plan de limpieza para conseguir los resultados deseados, pensando cuánto rato vas a dedicar a cada estancia y qué  productos vas a utilizar.

Lo primero que debes hacer es establecer  un plan viendo que zonas de la casa están más sucias y por ellas debes empezar. Sin olvidarte de aquellos rincones abandonados que jamás limpias.

Prepara todo lo que necesites para limpiar, luego barre y recoge

Emplea por lo menos diez minutos para ver qué utensilios necesitas (fregona, paños, recogedor, escoba, productos de limpieza, cubo…)para la limpieza de tu casa, te ahorrará mucho tiempo.

Una mujer sujeta un barreño con productos de limpieza

Dedica al menos media hora para barrer y recoger toda la casa, tenerlo todo recogido te permitirá ir mucho más rápido y evitarás la sensación de desorden y caos.

Ve habitación por habitación, la primera el salón

Para conseguir los mejores resultados lo mejor es ir habitación por habitación pero con un orden lógico.

La primera habitación el salón, dedica al menos media hora a limpiarlo. Usa aspiradora para las zonas más difíciles.

Con un paño limpia la superficie de los muebles y acaba fregando bien todo el suelo con agua y un producto específico para ello.

La cocina

Debes dedicarle un poco más de tiempo, unos cuarenta minutos.

Lo más complicado y pesado de esta zona es quitar la grasa, por eso es mejor hacerlo al principio. Usar productos desengrasantes con alcohol y detergentes multiusos te va a ayudar.

Dormitorios y baño para finalizar

Una mujer limpia el dormitorio

Treinta minutos son suficientes para cada dormitorio.

Empieza por guardar la ropa en los armarios, cambia las sábanas y termina limpiando los cristales de las ventanas.

Guarda la ropa en los armarios, cambia las sábanas por unas de limpias así como las fundas de las almohadas y termina limpiado los cristales de las ventanas con un paño con alcohol. Por último barre y friega y si tienes alfombras aspíralas.

Y termina con el baño, veinte minutos serán suficientes para dejarlo cómo los chorros del oro.

Deja bien limpios y desinfecta lavabo, inodoro y ducha que es dónde más suciedad y microbios se acumulan. Usa productos específicos para ello.

MÁS SOBRE: