Noticia

Errores que cometes al poner la lavadora ¡puedes pagarlo caro!

04/06/2021, a las 09:51


La nueva factura de la luz  que desde el pasado 1 de junio está en vigor implica un coste adicional en el uso de los electrodomésticos de nuestro hogar. La lavadora es, precisamente, uno de los aparatos más sensibles a esta subida en la factura eléctrica después del horno.

Por ejemplo, el día 31 poner la lavadora, nos costaba unos 33 céntimos la hora en su tramo más caro. Ahora, poner la lavadora supondrá una subida del 42,2% en la franja alta, el horno costará un 37,8% más y el lavavajillas sube un 41,3%. 

Por eso es importante que no cometas fallos al poner tu colada, no vayas a tener que repetir lavado. La OCU ha elaborado un decálogo con los errores más frecuentes que cometemos al poner la lavadora.

Te contamos cuáles son y cómo evitarlos.

No tratar las manchas

Lavar sin tratar las manchas antes es uno de los errores más frecuentes.Si metemos en la lavadora una prenda con una mancha sin tratarla previamente , lo más seguro es que cuando la saquemos la mancha siga ahí.

La OCU propone tratar la mancha con un quitamanchas y después lavar la prenda a la temperatura más alta posible sin sobrepasarla ya que podría encoger o desteñir.

Lavadora muy llena y mezclar ropa diferente

Otro error muy frecuente es sobrecargar la lavadora con el máximo de ropa posible. Sin embargo, la OCU advierte de la importancia de que las prendas puedan moverse libremente en el tambor y señala cómo la medida exacta poder meter la mano entre la ropa y la parte superior del tambor.

En cuanto a mezclar la ropa, cómo mínimo hay que separar ropa blanca y de color. El consejo de la OCU es clasificarlas según la temperatura de lavado que recomienda su etiqueta, fría, templada o caliente.

Lencería y cantidad de detergente

Si juntamos en el tambor lencería y el resto de ropa, corres el riesgo de que las prendas pequeñas cómo calcetines o ropa interior se enreden con sábanas y manteles y muchas veces incluso hasta se desparejen en el caso de los calcetines.

Para solucionar esto desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) proponen utilizar una bolsa de malla y meter allí calcetines y las prendas más pequeñas para que no se pierdan ni enreden.

En cuanto al  detergente, no debemos poner mucho ni poco, si te pasas puede dejar restos en la ropa y si no llegas la ropa quedará sucia. Debe usarse en al cantidad justa siguiendo las indicaciones del fabricante.

Agua fría y lejia

El agua fría dificulta la acción del detergente, lo aconsejable es consultar la etiqueta y usar la temperatura aconsejada por el fabricante. En general una temperatura óptima y que todos los tejidos admiten es 30 grados.

La OCU alerta también sobre el uso de lejía, que es un producto agresivo para los tejidos y para la propia lavadora y por ello recomienda su uso sólo cuando sea imprescindible para desinfectar la ropa o quitar una mancha concreta.

 No vaciarla pronto tras el lavado y no limpiarla

El no tender inmediatamente la ropa y dejarla húmeda en el tambor hace que adquiera olor a humedad y que quede muy arrugada. Por eso la recomendación de la OCU es sacarla inmediatamente y si no vamos a estar en casa cuando acabe, retrasar el comienzo del lavado con la función de comienzo diferido que ahora tienen muchos modelos.

Además debemos limpiar los filtros del desagüe, las gomas y los cajetines de detergente para que rinda al máximo.

Independientemente del modelo de lavadora, lo más normal es que esta adquiera suciedad, sobre todo en las gomas, lo que provoca problemas para evacuar el agua o que distribuir el detergente.

Centrifugar demasiado

Centrifugar a muchas revoluciones puede perjudicar el tejido, es mejor centrifugar sólo a velocidad alta las prendas de algodón y para los tejidos de mezcla o sintéticos utilizar un centrifugado más ligero (900 o 1.000 rpm, como mucho).

MÁS SOBRE:

Webs de PRISA

cerrar ventana