Artículo

¿Has vuelto a encontrar el amor? Te explicamos cómo deberías contárselo a tus hijos

María Aragonés
Archivado en: Maldita Nerea  •  

Tener hijos supone un punto de inflexión en nuestras vidas, todo gira en torno a ellos y a su bienestar. Tanto es así, que muchas veces nos olvidamos de nosotros mismos. Tras un divorcio, es complicado para ellos ver a su padre o a su madre con una nueva pareja, sobre todo si son pequeños. Por eso es fundamental manejar una situación así de la forma más delicada posible. A continuación, te contamos qué pasos deberías seguir:

 

1. Ten cuidado, ¿es la persona correcta?

Al comenzar una relación es fácil que nos ilusionemos y confiemos plenamente en la otra persona, pero esta percepción puede cambiar pasados los primeros meses, así que lo mejor es esperar un tiempo prudencial y asegurarnos de que es la persona indicada antes de presentársela a nuestros hijos.

 

2. Habla con tus hijos

Como ya hemos mencionado, un nuevo amor en tu vida puede ser difícil de asimilar para ellos. Es fundamental explicarles que tu actual pareja no va a sustituir a la anterior y que podrán seguir contando con su padre y con su madre. Debes insistir en que ellos siempre serán lo más importante en tu vida y en que esta nueva persona te hace feliz y por eso quieres presentársela. Háblales de sus gustos, cuéntales a qué se dedica y alguna anécdota divertida. Así tendrán una imagen más familiar de él o de ella.

 

 

3. Habla también con tu pareja

Tu pareja también tiene que prepararse para conocer a tus hijos. Después de hablar con ellos debes contarle cómo han reaccionado. Si han mostrado cierto rechazo, ayúdale a entenderlo y explícale que no debe tomárselo como algo personal. Es una situación delicada y todas las partes tienen que actuar en consecuencia. Lo ideal es que cuando esté con tus hijos actúe como su amigo, y no como una amenaza para ellos.

 

4. Planea el primer contacto

Cuando hayas hablado con ambas partes, una buena opción es organizar un plan divertido para que se conozcan, así el acercamiento será más familiar y espontáneo. Si surge algún conflicto, debes actuar como mediador o como mediadora y tener mucha paciencia.

 

 

Tienes todo el derecho del mundo a rehacer tu vida y ser feliz, pero recuerda que tus hijos son lo más importante. Dependiendo de la situación puede ser duro para ellos y deben tomarse su tiempo. Por eso es imprescindible que les comprendas, les apoyes y les ayudes.