Tres comentaristas de Movistar, agredidos en pleno directo

José Sanchís, Gustavo López y Álvaro Benito fueron increpados por un grupo de exaltados

anamas

El equipo del Cholo Simeone conseguía pasar a los octavos de final de la Champions League tras ganar 1-3 al Oporto en el Estadio do Dragao. Una victoria que sin embargo trajo un disgusto a los comentaristas de Movistar, increpados por unos aficionados portugueses.

José Sanchís, Gustavo López y Álvaro Benito estaban en su cabina de retransmisión y veían cómo un grupo de exaltados aficionados del Porto se metía dentro y empezaban a insultarles minutos antes del final del partido.

Así lo explicaba Sanchís: “Nos están agrediendo cuatro perturbados. No sé cómo llamarles, gente muy exaltada. Estate tranquilo, estate tranquilo”.

Aunque el momento no se vio en pantalla al estarse emitiendo el partido, el sonido sí se escuchaba perfectamente a través de los micros de los periodista y los espectadores pudieron escuchar perfectamente lo que sucedía.

Así lo vivieron en directo

Fue concretamente en el tercer gol, que suponía ya prácticamente la clasificación a octavos de los de Simeone (1-3), cuando varios aficionados del Oporto interrumpieron la retransmisión de Movistar+ al frente de la cual estaban  el periodista José Sanchís en la narración, Álvaro Benito y Gustavo López, en las apreciaciones técnicas. En ese momento fue cuando un grupo de aficionados del Oporto increpaban e incluso agredían a los locutores por haber narrado el gol.

Una tensa situación ante la sin embargo los periodistas intentaban mantener la calma. Se está poniendo la cosa fea, decía José Sanchís. Mira que llevamos años haciendo esto y no había pasado en la vida. Se ha exaltado la cosa y nos ha tocado pagar el pato a nosotros, agregaba.

Y seguía explicando: “Por suerte no nos han enganchado bien. Yo estoy cerca de la zona de los aficionados y me han arrancado la capucha, pero poco más”. Además, hacía hincapié en que el grupo que les increpaba no representan a nadie, o al menos eso quiero pensar, porque siempre que hemos estado en Oporto nos han tratado de maravilla”.

Y terminaba diciendo: Esta gente, nada que ver con la hinchada de los dragones. Ahora bien: que te intenten zurrar trabajando… imagínate”.

Sin duda una tensa situación que los tres solventaron de la mejor forma posible.

MÁS SOBRE: