Ramón García

Ramón García, emocionado en televisión tras perder a su madre

El presentador reivindica la parte humana de los rostros públicos

Noelia Bertol

A sus 59 años, Ramón García lleva más de media vida dedicada a la televisión. En este medio le hemos podido ver conduciendo numerosos programas de entretenimiento, siempre compartiendo su mejor versión con los espectadores para amenizarles el rato.

Esta vez, en su regreso a la televisión tras una pequeña ausencia por la muerte de su madre, el aclamado presentador ha querido reivindicar la humanidad de los rostros públicos como él.

Al borde de las lágrimas, Ramón García aprovechaba un momento en el inicio del programa En compañía que conduce en la autonómica de Castilla-La Mancha para agradecer a todos la empatía y sensibilidad con la que le habían tratado tras el adiós de su progenitora. «Permítanme que les dé las gracias por estos días, por sus sentimientos de pésame que me han hecho llegar por el fallecimiento de mi madre«, expresaba este.

La humanidad de la televisión

 

Este quiso hablar sobre la imagen que tiene todo el mundo de las personas que hacen televisión. «A veces ustedes creen que somos de otro planeta, que somos diferentes. Y no, nos duelen las mismas cosas, sufrimos las mismas coas y se nos mueren los padres y las madres igual que a ustedes«, agregaba el presentador.

Ramón García ha sufrido la pérdida de sus dos progenitores en un periodo de dos años. Si bien este se ha despedido de su madre hace poco, no había pasado mucho tiempo desde que le dieron el adiós a su padre.

«A mí se me han muerto los dos haciendo este programa. Por eso siempre digo que hacer este programa para mí es muy importante«, destacaba Ramón antes de continuar con el programa como de costumbre y con la profesionalidad que ha demostrado tras varias décadas de televisión a sus espaldas.

Qué importante son sus palabras para valorar el trabajo que hacen las figuras televisivas, siempre tratando de entretener y divertir al público aunque hayan tenido el peor día de sus vidas.

MÁS SOBRE: