Recetas a la plancha que te salvan una cena o dos…

Cocinar a la plancha es además de saludable sencillo

anamas

La plancha es una de las formas más sencillas y sobre todo sanas de cocinar. Si le echas un poco de imaginación este utensilio puede sacarte de más de un apuro, especialmente en las cenas.

Y es que cocinar a la plancha tiene muchas ventajas, por ejemplo evita que usemos mucho aceite y además los alimentos conservan sus propiedades intactas. Además es rápido y fácil y especialmente útil si quieres quitarte algún kilito o incluso si tienes digestiones pesadas.

Te damos algunas ideas, más allá del clásico filete de pollo o verduras a la plancha, para elaborar una cena sencilla y nutritiva, por ejemplo este atún con crema de guisantes a la menta para el que necesitarás:

  • Un filete de lomo de atún, de unos 200 gramos
  • 200 gramos de guisantes cocidos
  • Un par de hojas de menta
  • Sésamo

Para la crema deja os guisantes durante 3 minutos en agua hirviendo, después pásalos por agua fría y tritúralos junto a las hojas de menta. Corta  el atún en unos seis tacos de tamaño pincho y ponlos a la plancha con sal. Cuando estén hechos ponlos en el plato en el que ya habrás puesto la crema, añade sésamo con encima y estará listo.

Alguna otra receta a la plancha

Pero hay otras opciones deliciosas con la pechuga de pollo, cómo por ejemplo hacerlas glaseadas con miel y limón. Necesitas:

  • Dos pechugas de pollo sin filetear
  • Un limón
  • Media lima
  • Una cucharada de miel
  • Judía verde al gusto para guarnición

Para hacerlas marca la parte superior de las pechugas en una plancha. Para ello, simplemente hay que dejarlas un par de minutos en cada lado. Deja reposar el pollo y prepara el glaseado.

Para ello coge un cazo y echa el zumo de limón y la lima y añade la miel. Glasea las pechugas cubriéndolas con salsa con la ayuda de una cuchara, moviendo constantemente y sin quedarte sin salsa, que se irá espesando poco a poco y en unos diez minutos se irá dorando y terminando de cocinar el pollo por dentro.

Por último, si te gusta la carne, una muy buena opción es un solomillo a la plancha con guisantes. Necesitas un solomillo de cerdo, 500 gr de habas en su vaina, sal y ensalada de lechugas variadas para guarnición.

No debes cocinar mucho la carne para que no se reseque. Empieza por hacer las habitas cociéndolas durante ocho minutos con agua y sal, después pélalas y saltéalas en una sartén un par de minutos. Mientras se hacen, corta el solomillo de cerdo en rodajas de un cm de grosor y hazlos a la plancha un minuto aproximadamente con unas escamas de sal.

Para terminar echamos las habitas en la sartén o plancha donde hemos hecho el solomillo de cerdo, salteamos un minuto todo junto y lo servimos.