Trucos para que tu casa huela siempre bien

El aroma de un hogar le confiere personalidad propia

Ana Más

Es muy agradable entrar en tu casa y que huela a fresco y limpio, pero no siempre lo conseguimos. Si quieres que tu casa huela siempre bien empieza ventilando a diario, bastará con que lo hagas diez minutos al día. Colocar un recipiente con vinagre donde no se vea puede ayudarte a acabar con los malos olores. Otro truco es añadir en una botella con agua unas gotas de aceite esencial que te guste, puedes usar también zumo de limón con dos cucharadas de bicarbonato.  

Pero no son los únicos trucos, hay muchos más, por ejemplo utilizar lavanda. Córtala antes de que las flores se marchiten, ata los tallos y cuélgalos del revés en un lugar seco. Pueden durarte hasta un mes. Puedes usar también saquitos de lavanda, para ello haz paquetitos con lavanda seca, átalos con un cordón y colócalos en distintos puntos de la casa, armarios incluidos.  

En la cocina evita los malos olores cuidando el fregadero, para ello calienta una taza de vinagre, añade sal gorda y bicarbonato y vierte en el fregadero. Después de media hora enjuaga.  Para el mal olor de las tuberías hierbe cáscaras de limón y echa el agua por ellas.  

También  puedes optar por ambientadores artificiales, tal y como apuntan nuestros compañeros de El País

 

Algunos trucos más para tu casa

Las flores, tanto secas cómo naturales son una buena además de decorativa opción. Puedes poner un ramo de rosas, jazmín o tus flores favoritas en tu salón o bien hacer centros con flores secas a las que puedes añadir unas gotas de esencia cuando pierdan aroma.  

Y para conseguir buen olor al instante, pon agua a hervir y añade unas gotas de aceite esencial del aroma que más te guste. Cuando rompa a hervir retíralo y pon la mezcla en un recipiente de cristal.  

Hay aromas naturales de nuestro día a día que pueden ayudarte a neutralizar los malos olores, por ejemplo el del café y el pan tostado. Si te gusta el olor a cítrico parte una naranja o un limón por la mitad, vacíala y rellena el interior con sal gruesa . Ponla  en un recipiente para que no se derrame.  

Y para quitar el mal olor de los textiles, espolvorea sobre la alfombra bicarbonato y deja actuar toda la noche, después pasa el aspirador, para las cortinas después de lavarlas cuélgalas un poco húmedas para que desprendan el olor de suavizante. 

MÁS SOBRE: