Trucos para acabar con los malos olores en la ropa sin tener que lavarla constantemente

anamas

Estamos continuamente expuestos a los olores de la calle, humos, humedades y hasta el propio sudor, esto hace que la ropa no huela cómo recién puesta y mucho menos cómo cuando sale de la lavadora o que incluso queden impregnada de olor a humedad para siempre.

Para que esto no ocurra y sobre todo para que tu armario no se llene de mal olor, hay varias cosas que puedes hacer sin necesidad de lavar la ropa, que al final sufre con tantos lavados. Te contamos algunos trucos para quitar los olores sin lavar la ropa.

Lo primero y más básico para acabar con los malos olores es colgar la ropa para que se airee.Probablemente así el mal olor desaparezca en un día, aunque los olores más fuertes pueden tardar en irse.

Intenta no colgar las prendas de color directamente a la luz del sol durante mucho tiempo, pues los colores podrías empezar a debilitarse.

Ropa, elimina el mal olor con papel de periódico o con el vapor de la ducha

El papel de periódico es muy absorbente y con los malos olores también, si dejas un  papel de periódico enrollado debajo de la ropa toda la noche te ayudará a acabar con el mal olor e incluso con los zapatos húmedos y mojados, ya que absorberá el mal olor y la humedad.

El vapor que se produce en el baño mientras te duchas hace que las fibras del tejido se relajen y liberen el mal olor. Por eso si cuelgas la ropa en el baño mientras te duchas eliminarás los malos olores, eso sí no lo hagas con las prendas delicadas o con adornos, puedes estropearlas.

Posos de café y arena de gatos

Los posos de café absorben los olores ambientales. Para la ropa debes llenar un recipiente con ellos previamente secos y dejarlos reposar junto a la ropa toda la noche, por la mañana tu ropa olerá mucho mejor. Pero ten cuidado porque manchan mucho.

Si tienes gato, puedes usar su arena para quitar los malos olores, sobre todo cuando cambiamos de estación y sacamos la ropa del armario. Si al sacarla notas un olor a humedad, pon una bolsa de arena abierta en el armario, acabarás con la humedad y el mal olor.

Zumo de limón o vinagre blanco

Mezcla una cucharada de zumo de limón por taza de agua en una botella de spray y rocía tus prendas, haciendo más hincapié en las zonas dónde huela peor, cómo la parte de las axilas por ejemplo y mejor si lo haces por el interior de la prenda que es de dónde procede el mal olor.

El vinagre blanco también sirve para atrapar malos olores en los tejidos. Pero si no quieres que en la ropa se quede un ligero olor a vinagre mézclalo con unas gotitas de aceite esencial, después deja que la prenda se airee por fuera y por dentro al menos un día antes de guardarla.

Mete tus prendas en el congelador o en la secadora

Meter tus prendas en el congelador es otra solución para el mal olor, ya que el frío acabará matando las bacterias encargadas de generar el mal olor. Para ello dobla la prenda y métela en una bolsa hermética, colócala en el congelador durante 45 o 50 minutos. Cuando la saques cuélgala al aire libre un rato.

También puedes matar los gérmenes sometiéndolos a altas temperaturas en la secadora durante unos 15 minutos y acabarás con los malos olores.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio tiene muchas utilidades en el hogar y una de ellas es su capacidad para absorber olores. Para ello espolvoréalo sobre la prenda o zona afectada  y déjalo actuar, cuanto más tiempo mejor, después sacude la prenda de ropa y el mal olor habrá desaparecido.