Un test de embarazo de 3500 años y con un 70 % de eficacia

Ya lo utilizaban los egipcios: te contamos cómo es

anamas

Han sido muchos los medios utilizados a lo largo de la historia para detectar embarazos, muchos sin embargo a día de hoy nos parecen hasta graciosos, cómo el de la cebolla que usaban los griegos. Sin embargo, los antiguos egipcios conocían una técnica para ello igual de eficaz que sorprendente y de hecho este método ha sido utilizado hasta la década de 1970. Se trata de n test de embarazo de 3500 años y con un 70 % de eficacia

Y es que ya aparece documentado en un tratado de nefrología de 3.500 años de antigüedad encontrado en Egipto. Se hacía de forma sencilla, sólo hacía falta un puñado de semillas de trigo y otro igual de semillas de cebada, sobre los que debía orinar la mujer durante varios días.

Así se sabía si estaba embarazada, pero además se podía conocer el sexo del futuro bebé de la siguiente forma, si germinaba el trigo se trataba de un niño y si lo hacía la cebada, de una niña. Cuando no germinaba ninguna semilla no había embarazo.

Un test de embarazo con un 70% de eficacia

Quizás para muchos pudiera tratarse de una simple superstición, sin embargo hay un par de cosas que indican que no lo era.La primera es el hecho de que esté basado en la orina, los actuales test se basan en ella también, ya que contiene hormonas que pueden darnos la información deseada y la segunda es que haya sobrevivido tanto tiempo.

Es más, en los años 60 un equipo de investigadores del Instituto Nacional de Salud Estadounidense comprobó su  eficacia y lo hicieron regando varios grupos de semillas de ambos cereales con orina de mujeres embarazadas, mujeres no embarazadas y hombres y vieron que las predicciones se cumplían en un 70 por ciento de los casos.

Aunque actualmente hay test de embarazos caseros muy populares que normalmente han pasado de generación en generación, lo más recomendable si tienes dudas sobre si estás embarazada es hacerte un test de farmacia o acudir a tu ginecólogo y que este te haga un análisis de sangre y una ecografía.

Ni el método Ramzi, ni la tabla china, ni los test caseros del aceite o el jabón, serán nunca tan fiables como las pruebas de análisis y la ecografía efectuadas por un médico.

MÁS SOBRE: