Una chica trastea con su móvil esperando el mensaje que nunca llega.

6 señales para identificar si te están haciendo ‘breadcrumbing’

Descubre cómo puedes huir de las personas que ejercen este tipo de práctica tóxica

Teresa Moreno

Las redes sociales marcan las nuevas tendencias de cómo relacionarnos con el resto de individuos y aunque nos permite conectarnos de forma inmediata con otra persona, también nos ha traído grandes problemas porque fomentan que cada vez exista menos empatía y relaciones más tóxicas. Últimamente una de las tendencias de las que más se habla es del breadcrumbing, que hace referencia a cómo una persona puede jugar con otra alimentando sus esperanzas de forma intermitente a través de pequeños actos de seducción y coqueteo con el único fin de alimentar su ego.

Quizás sin saberlo algunos de tus ligues o parejas han sido breadcrumber. Puede que de repente todo pareciese idílico, que todo fluyese con naturalidad y que hubiese reciprocidad, pero un día todo eso cambia y no entiendes el por qué. Lo primero que haces es preguntarte si has hecho algo que haya podido molestar a la otra persona y después, con cierto miedo le formulas esa pregunta en voz alta para tratar de averiguar lo que ha sucedido. 

Señales inequívocas de que están jugando contigo

 


1. Excusas 

Por increíble que parezca al principio parecía que nada más importaba, pero todo eso cambia y un día sin ningún motivo de peso habla de veros, pero no muestra un gran interés pese a que aparentemente considere la posibilidad. 

2. Te genera un sentimiento de culpa constante 

En el momento en que ves las orejas al lobo y decides poner tierra de por medio reaparece con palabras tiernas y bonitas. Te expresa que se ha acordado de ti y se inventa grandes excusas para justificar su ausencia: situaciones familiares complicadas, enfermedades… Todo lo que se le ocurra para hacerte sentir culpable y que vuelvas a engancharte y a activar el “modo espera”.  

3. Huye del compromiso 

La persona que ejerce el breadcrumbing trata de evitar el compromiso a toda costa. Y es que cuando la marcas límites, a dices que no te vuelva a escribir o simplemente la pides que sea honesta con sus intenciones, ignora todas tus peticiones. Y en cambio, te sigue escribiendo, alimentando tus esperanzas y relatándote alguna mentira para conseguir ese enganche de nuevo. 

4. Te hace sentir incómoda o incómodo 

Es común que también te haga sentir un sentimiento de incomodidad general y que tú no sepas identificar muy bien el por qué. Esta es probablemente la señal más potente de que no es esa persona con la que tienes que compartir tu tiempo. Si esa persona no te transmite esa confianza no busques construirla. Huye y sé fiel a tu instinto.  

5. Alardean de su honestidad 

Es probable que muchas de las personas breadcrumber utilicen un comportamiento sutil que puede ser mal interpretado y confundido por timidez. Pero realmente es solo pura apariencia porque son personas a las que las cuesta confrontar y hablar con honestidad. Siempre van a esperar que la otra persona les deje ya que jamás se atreverán a hacerlo por iniciativa propia.  

6. Te genera dependencia emocional 

La persona que sufre este nuevo fenómeno tóxico en las relaciones puede llegar a tener un sentimiento de dependencia relacional pese a que acaba de conocer a esa persona. De hecho, al principio no sea del todo consciente, pero puede que la víctima trata de complacer a toda costa al otro individuo con el único fin de obtener reciprocidad, pero por mucho que rasques no es tu sitio y no merece la pena.

Con estas señales te será más fácil identificar si estás sufriendo breadcrumbing y por tanto, aprender que este tipo de relaciones no merecen la pena, aunque se haya forjado recientemente o esa persona te guste mucho.

MÁS SOBRE: