Claves para no dañar tu pelo con el secador o plancha

Un mal uso puede provocar que nuestra melena se deshidrate, las puntas se abran o se partan y nuestro pelo se muestre apagado y sin brillo

Ana Más

Secarnos bien el pelo no es tan sencillo, sobre todo si no queremos dañarlo. Un mal uso del secador puede provocar que nuestra melena se deshidrate, las puntas se abran o se partan y nuestro pelo se muestre apagado y sin brillo, algo que es debido al daño en la cutícula y a que el calor además destruye la queratina del cabello.

Y es que el uso de tenacillas, planchas y secadores puede ser muy nocivo para el cabello. Sin embargo usamos con frecuencia este tipo de instrumentos para secar, alisar, dar volumen o hacernos ondas. Te contamos como evitar que tu pelo salga perjudicado.

Si eres un poco cuidadosa a la hora de utilizar no sólo tu secador sino cualquier producto que utilice calor, tu pelo estará estupendo. Para ello lo primero es cuando salgas de la ducha, envolverte el pelo con una toalla, eso si sin frotar, así evitarás tener que usar demasiado tiempo el secador.


Claves para no dañar tu pelo con el secador o plancha

Lo primero es envolver nuestro cabello en una toalla durante al menos cinco minutos. Después es esencial aplicarnos un protector térmico, sobre todo si te lo secas del todo y sueles usar tenacillas y planchas. Usa la cantidad recomendada para que no te quede graso.

Ahora llega el momento de usar el secador,  para ello debes evitar las temperaturas demasiado elevadas y procurar no acercar el pelo mucho al foco de calor. Lo ideal es una temperatura media, colocar el secador a unos treinta centímetros de tu pelo y dirigiendo el chorro de aire de arriba abajo para cerrar la cutícula y potenciar el brillo. Procura además mover el secador, no dejarlo en un punto fijo para evitar quemar el pelo.

Por otra parte intenta no utilizar planchas y tenacillás más de tres veces a la semana y hazlo a una temperatura baja sobre todo en cabellos finos, teñidos o dañados.

Lo normal, en el caso del secador también es que tengan tres temperaturas, si tu pelo es frágil o está dañado usa la temperatura más baja, si quieres conservar el color y el brillo de tu cabello ponlo a temperatura media y si tu pelo es muy fuerte si puedes usar la más alta.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO