El aplaudido homenaje de Isidro Montalvo a todos los hosteleros

Cosas que no debes hacer en un bar si no quieres enfadar a los camareros

Sentarnos sin preguntar, juntar las mesas o llamarles con sonidos u onomatopeyas son algunas de ellas

Ana Más

Sin duda, trabajar de cara al público, especialmente de camarero,  es algo complicado y que además requiere de ciertas habilidades como la empatía, amabilidad, buena presencia y la paciencia. Esta última es importante, ya que los camareros tienen que aguantar todo tipo de clientes cada día y muchos de ellos no son precisamente amables.

Son muchas las personas que se dedican a este oficio y que llevan por bandera la máxima «el cliente siempre lleva la razón», aunque todos sabemos que esto no es del todo ni siempre cierto.

Y es que muchos clientes abusan de su «posición» y hacen o dicen cosas que resultan muy molestas para los camareros. Te contamos cuales son las que más les molestan.


El camarero quedará muy descontento con estos gestos

 

Uno de estos gestos o actitudes, y que pasa con mucha frecuencia en las terrazas, sobre todo en verano, es sentarte en la mesa sin preguntar antes si está reservada, además del hecho de juntar varias mesas sin pedir permiso.

Y si te dan el ok para sentarte y además te dejan escoger mesa, ten cuidado con la que eliges. Algo que no les gusta nada es que te sientes en aquella que no está recogida aún. Te atenderán mucho antes si escoges una que ya esté preparada.

El hecho de llamarles con un silbido, chasquido o, peor aún, con uno de los términos ‘guapa’, ‘chaval’, ‘eh’ o ‘tú’, son gestos que lógicamente les incomodan. Lo correcto es hacerlo con amabilidad con un ‘perdona’, ‘cuando puedas’ o un ‘disculpa’.

Por otra parte, ignorarle cuando te está hablando, mirando el móvil o hablando con otros comensales o no hacer sitio en la mesa cuando te trae los platos, son situaciones incómodas para camareros y camareras.

Desde la cuenta de twitter @Soy Camarero son contundentes en este sentido y escriben: «A los clientes mal educados que pagan sus frustraciones con los camareros/as, si has tenido un día de mierda te jodes, no es culpa del camarero que te está atendiendo. Sonríe y sé educado que a ellos también les cuesta hacerlo mientras ven tu cara agria.»

Pero además de ser amable intenta pedir todo de una vez, no pedir fuera de hora, no alargar tu estancia en el bar si ves que están cerrando y, si vas en grupo, mucho mejor que pague uno y el resto se lo dé a él para evitarle así al camarero el jaleo de cobrar de uno en uno. Un poco de empatía siempre viene bien.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO