Perros

DGT: La multa que te puede caer por llevar suelto el perro

Es muy peligroso que las mascotas vayan sueltas en el coche

Lucía Puig

Adoramos a nuestros perro y nos acompaña allá donde vamos. En nuestros viajes buscamos un alojamiento dónde se les permita la estancia, una playa dónde sean bien recibidos o un paseo por la montaña donde pueda corretear sin peligro.

Son un miembro más de la familia al que cuidamos y queremos. Seguramente en los viajes o desplazamientos en nuestro coche los llevemos del modo adecuado por su seguridad. Si por algún motivo no lo estás haciendo toma nota porque la DGT (Dirección General de Tráfico) está endureciendo las normas y las multas. La nueva Ley de Tráfico que entró en vigor el 21 de marzo cifra las multas entre los 80 y 500 euros si para a un vehículo y la mascota va suelta o va mal atada. 

La multa de 80 euros se impondría a los dueños que lleven al perro suelto en el suelo pero si lo lleva en el asiento del conductor la sanción será de 500 euros. LA DGT recuerda que nada puede impedir la libertad de movimientos del conductor ni la visibilidad. Es un tema muy serio para la seguridad en la carretera.  


Es muy peligroso para el conductor y resto de ocupantes del vehículo que el perro vaya suelto en caso de que hubiera un accidente y el perro se desplazara por el impacto su peso dañaría a las personas que viajan en él.  

¿Cómo deben ir atados los perros?  

Transportines: Si tienes un perro pequeño es la mejor opción. Así la mascota va protegida y sabemos que de ahí no podrá moverse. El mejor sitio para colocar el transportín es en el suelo en la zona que hay entre los asientos delanteros y los traseros.  

Barras separadoras: Con este sistema tendremos al perro en una determinada zona y evitaremos que pase a las zonas del coche donde puede originar problemas 

Barreras a medida: Estas rejillas están indicadas si el perro es algo nervioso. Se trata de un tipo de sujección fuerte que se adapta a las dimensiones del coche. que también se acoplan a las dimensiones del vehículo y aportan una sujeción fuerte para los perros más inquietos. 

Arnés con dos enganches: Es el modo de amarre de los perros más grandes. Con el arnes el perro está unido al asiento y se evita que se mueva.  

Con estas recomendaciones estamos seguros que tanto el can como los dueños disfrutarán de un buen viaje. Además recuerda parar cada dos horas para descansar, estirar las piernas, beber un poco de agua. Os vendrá genial a los dos.

MÁS SOBRE: