El sabatismo o cómo su práctica puede salvar tu relación de pareja

Este nuevo método os ayudará a alcanzar vuestros objetivos individuales y os ayudará a reforzar vuestro vínculo

Teresa Moreno

No sucumbir al mito romántico a veces es complicado y más en una sociedad en la que cada vez los individuos tienden a idealizar más a sus parejas. Aun así, es importante que sepas que las relaciones de pareja perfectas no existen. Todas sufren altibajos y consiguen reconducir el conflicto de intereses o prioridades que a veces tienen. Por eso, se ha empezado a hablar de sabatismo.

La escritora Cheryl Jarvis ha hablado en su ensayo The Marriage Sabbatical sobre el sabatismo, un nuevo método que podría ayudarte en tu relación. ¿En qué consiste? En palabras de la autora se trata de “apoyarse mutuamente para tomarse un tiempo en sus rutinas diarias y nutrir sus propias fortalezas creativas, intelectuales o espirituales para convertirse en seres humanos plenamente expresados”.  

Aunque recalca que la idea de que esta práctica no se de a la vez, ya que a veces serás tú quien apoye a tu pareja y otras veces será ella quien te apoye a ti. El sabatismo responde más bien a una estrategia en la que los miembros de la pareja se toman un tiempo para ellos y reconsideran y negocian con la otra parte sus proyectos en pareja para que no se deteriore la relación.


El malabarismo para hacer que dos piezas encajen es realmente un arte, al que no todo el mundo quiere unirse. Si lo piensas bien al final se trata de unir dos piezas que tienen cualidades, perspectivas, deseos y hobbies diferentes. En muchos casos, las diferencias serán abismales y en otras no tanto. Por eso es importante la negociación, la honestidad y la comunicación para que todo fluya mejor entre ambas partes. 

Perseguir los sueños individuales 

Por lo tanto, consiste en huir de los objetivos que os hayáis podido marcar como pareja y buscar los que te hacen feliz. Para que lo entiendas, en vez de tener que quedarte en el trabajo que te tiene amargado para ahorrar y poder seguir viviendo junto a esa persona, el sabatismo invita a salir de ese bucle y a crecer individualmente de verdad y sin cadenas.  

Para que esto suceda es necesario hacer un proceso de reestructuración previo, en el que tanto tú como tu pareja tenéis que sentaros a hablar, a valorar otras opciones e incluso, a definir una nueva estrategia en común sabiendo que eso implica renunciar a algunos objetivos de pareja, o al menos, a aplazarlos.  

Eso también puede llevar a que la otra persona trabaje más intensamente durante un tiempo, algo que no resulta injusto si tienes en cuenta que cuando te toque a ti esa situación harás lo mismo. De esta forma, ninguno de los dos os limitáis y os ayudáis a seguir creciendo y desarrollando individualmente.  

El sabatismo conllevará por ende a que ambos os sintáis más plenos y felices con las cosas que estáis emprendiendo de forma libre, algo que impactará positivamente en el vínculo que tenéis como pareja. Es más, hace que ambos os encontréis muy agradecidos y agradecidas por el apoyo recibido. Eso sí el sabatismo es algo que no está hecho para todo el mundo, ya que supone renunciar a pasar tiempo en pareja, además de que solo los vínculos sólidos pueden verdaderamente con ello.  

MÁS SOBRE: