Medicamentos en la farmacia

Tres medicamentos que a partir del 15 de diciembre no encontrarás en las farmacias

Los riesgos de su consumo son más que los beneficios que aporta a los pacientes a los que se les administran

Ana Más

Isohes, Volulyte y Voluven estos son los medicamentos que a través de una nota informativa ha prohibido comercializar a partir del 15 de diciembre la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), que depende del Ministerio de Sanidad. Una nota en la que también añade que «las existencias disponibles en los centros sanitarios podrán devolverse a los laboratorios titulares mediante los canales habituales».

Los tres medicamentos tienen algo en común, contienen hidroxietil-almidón, que tal y como explican desde larazon.es, » se trata de un expansor plasmático coloidal autorizado para el tratamiento de la hipovolemia -disminución del volumen sanguíneo habitual– causada porhemorragia agudacuando el tratamiento solo con cristaloides no se considere suficiente. Las soluciones de HEA son sustitutos del volumen plasmático que se administran a pacientes que han perdido sangre después de una lesión o cirugía.»

Sin embargo desde el mismo medio subrayan que tal y cómo explican desde la AEMPS, «el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia Europeo (PRAC, por sus siglas en inglés) de la Agencia Europea de Medicamentos ha “revisado” en “varias ocasiones” el balance beneficio/riesgode este tipo de soluciones y ha concluido que los riesgos relacionados con su uso “superan” los beneficios.»


Tres medicamentos que se asocian con diversas afecciones

Desde elheraldo.es matizan que «Las soluciones HEA son coloides sintéticos muy similares a las suspensiones, con un matiz: el tamaño de las partículas es diferente. Las partículas de los coloides no se pueden ver a simple vista, mientras que las de las suspensiones químicas sí.»

En lo que se refiere a los daños que pueden ocasionar este tipo de medicamentos, desde uppers.es explican que «El Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia Europeo (PRAC), de la Agencia Europea de Medicamentos, advertía a comienzos de año de que estos fármacos tenían grandes riesgos, desde daños renales hasta la muerte, en algunos pacientes. » y por eso la recomendación de la PRAC fue aceptada por la Comisión Europea que ordenaba «la retirada de los tres fármacos en todos sus países miembros.»

Esta asociación de su uso con diversas afecciones, sobre todo relativas a la función renal, habían puesto a las HEA bajo el foco en los últimos años.

 

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO