No, cristal y vidrio no son lo mismo y tampoco se reciclan igual

Te contamos cuál es la diferencia entre ambos materiales

Noelia Bertol

Puede que estés aquí porque acabas de descubrir que cristal y vidrio no son sinónimos o puede que tan solo quieras confirmar tus sospechas. Porque no sería grave no conocer la diferencia entre ambos materiales si no fuera porque a la hora de desecharlos no deben acabar en el mismo contenedor.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre ambos materiales? El cristal no es más que un vidrio de mayor calidad que lleva incorporado óxido de plomo, un compuesto químico que aporta brillo al producto final. De cristal son los vasos, las copas, las ventanas y algunas botellas.

El vidrio, por su parte, está compuesto por sílice, sosa y caliza, las cuales se funden a la vez a altas temperaturas, teniendo como resultado recipientes como botellas, frascos, botellines y tarros.


¿Sabías que….

Hay muchas razones por las que debemos reciclar:

-Alarga la vida de los materiales

-Logra ahorrar energía ¡piénsalo al precio al que está!

-Evita la deforestación de los bosques

-Reduce el 80 % del espacio que ocupan los desperdicios al convertirse en basura

¿Cómo identifico el cristal del vidrio?

 

Aunque no siempre es así, muchos de los recipientes de vidrio llevan incorporados el logotipo de punto verde (no siempre es de este color). ¿Esto qué significa? Significa que el envase cumple con la normativa vigente en España respecto a envases y que la empresa encargada de elaborarlos se hace responsable de su posterior reciclaje.

Es común que aparezca en recipientes formados por otros materiales distintos al del vidrio, como son los cartones de leche o las bolsas de plástico. Pero si se trata de un recipiente y dudas de si es vidrio o cristal, si tiene el logo del punto verde, debe ir al contenedor de vidrio (el de color verde).

¿Cómo se recicla el cristal?

 

El cristal y el vidrio no se desechan igual debido al óxido de plomo que contiene el primero. El cristal no se puede reciclar, de modo que si quieres deshacerte de un recipiente de este material bien porque ya no lo quieres o porque se ha roto, lo adecuado es llevarlo a un punto limpio o depositarlo en el contenedor de restos (gris o naranja).

El vidrio, por su parte, sí se puede reciclar, y de hecho es importante que lo hagamos, pues este gesto nos ayuda a cuidar el medio ambiente ahorrando energía o reduciendo la contaminación del aire, entre otras muchas cosas. 

CONTENIDO PATROCINADO