Artículo

La receta de bizcocho que se ha convertido en viral

Ha acumulado más de dos millones de visualizaciones

anamas

Si eres una fanática de las recetas fáciles de bizcocho, esta te va a encantar. Se trata del bizcocho de Anna Recetas Fáciles, una youtuber con un montón de seguidores por sus recetas sencillas y económicas.

Su canal cuenta con 4 millones de suscriptores y ofrece en él todo tipo de recetas con un denominador común: su sencillez y los pocos ingredientes que utiliza en ellas, es el caso del bizcocho del que te hablamos.

Precisamente ese es el secreto de que esta receta se haya hecho tan famosa, que utiliza ingredientes sencillos y fáciles de conseguir y con un resultado espectacular, bizcocho esponjoso, suave y con bastante altura. El secreto de Anna es sustituir gran parte de la harina de trigo por maicena para que no quede seco.

La receta de bizcocho que se ha convertido en viral

Te contamos como hacerlo, lo primero los ingredientes, necesitas:

  • 4 huevos grandes
  • 125 gramos de azúcar (½ taza)
  • 75 gramos de maicena (¾ taza)
  • 25 gramos de harina de trigo (¼ taza)
  • 1 cucharada de levadura 
  • Una pizca de sal
  • Ralladura de medio limón

Para hacerlo comienza por separar las claras y las yemas en dos boles distintos, monta las claras a punto de nieve, añade azúcar y sal y vuelve a batir. En otro bol añade el resto de azúcar, la ralladura del limón y bate.

Mezcla la harina y la maicena con la levadura y vierte todo en la mezcla de las yemas, vierte en un molde. Precalienta el horno y mete el bizcocho unos 30-35 minutos a 160 °C. Añade un poco de azúcar glass para decorar.

Y para que se conserve más tiempo la mejor opción es ponerlo en una tartera con campana y otra opción es ponerlo en un plato guardarlo en una bolsa con un nudo. Te durará fresco mucho más.
Si sueles hacer bizcochos con frecuencia puede que en ocasiones observes que no sube lo suficiente o incluso que suba pero al sacarlo del horno se desinfle de nuevo.

Los tiempos de horneado es una de las cosas que más influyen en todo este proceso. Es posible que tu bizcocho no suba lo suficiente porque lo hayas sacado del horno antes de tiempo, cuando aun no estaba lo suficientemente hecho. Cuando esto sucede lo mejor es cuando lo vuelvas a hacer dejarlo diez minutos más en el horno. Si ves que por fuera ya está hecho, baja la temperatura y déjalo más tiempo, evitarás que se queme.

 También es muy importante cómo y cuánto bates los ingredientes, el truco está en batir enérgicamente con varillas manuales o eléctricas pero eso si…sin pasarte. Si bates demasiado la masa del bizcocho podemos conseguir el efecto contrario y que el bizcocho no nos quede compacto. Si le damos el punto justo la levadura se repartirá bien por toda la masa y el bizcocho subirá de manera uniforme.